MY FRENCH FILM FESTIVAL (8): MAÑANA Y LOS DEMÁS DÍAS DE NOÉMI LVOVSKY




TÍTULO: Mañana y los demás días. TÍTULO ORIGINAL: Demain et tous les autres jours. AÑO: 2017. NACIONALIDAD: Francia. DIRECCIÓN: Noémie Lvovsky. GUION Noémie Lvovsky, Florence Seyvos y Annette Dutertre. MONTAJE: Annette Dutertre. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Jean-Marc Fabre. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Luce Rodriguez, Noémie Lvovsky, Mathieu Amalric, Micha Lescot, Anais Demoustier, Elsa Amiel, India Hair. DURACIÓN: 99 minutos. ENLACE EN FILMIN: https://www.filmin.es/pelicula/manana-y-los-demas-dias.

CALIFICACIÓN: 

Si en Gaspardva a la boda ya hablamos de películas que trataban de familias excéntricas o extravagantes, en Mañana y los demás días nos encontramos con un tema similar pero con dos diferencias esenciales: la primera, que aquí es la madre quien ejerce el influjo de su peculiar conducta sobre su fascinada hija; la segunda, que aquí el tono no es de comedia sino que existe una combinación de componente dramático y de elemento fantástico (no se aclarará si el mismo nace de la imaginativa mente de la niña o no, lo cual es, indudablemente, mucho más potente desde el punto de vista expresivo que resolver la duda), que da al conjunto de la historia un muy personal y entrañable aire poético. Mañana y los demás días se convierte, así, en lo que podríamos denominar una comedia dramático-fantástica en la que el dolor y la emoción se dan de la mano continuamente para hablarnos de aquellas personas incapaces de adaptarse a un mundo en el que prima la absoluta racionalidad y que no tienen otra opción que crear su propio mundo como refugio y como consuelo.




Una de las claves de esta película (y que será lo más difícil de aceptar para el espectador) es que, a pesar de las fantasías y delirios de una madre que acaban derivando en una conducta claramente irresponsable hacia su hija, esta no contempla su propia situación como una tragedia sino que continúa sintiendo una admiración sin medida hacia su madre. De hecho, esa admiración continúa estando presente en el desenlace del film, el cual nos obliga a replantearnos (sobre todo, si reparamos en su dedicatoria y en el nombre de la directora y actriz protagonista de la película junto a la niña Luce Rodriguez – ambas intérpretes están sensacionales en sus respectivos papeles–) en qué medida la realidad existente no está construida a la medida de todos y que puede haber quien sea capaz de aceptar que huir de la misma o contemplarla desde una perspectiva diferente puede ser un mecanismo válido y legítimo. Otra dimensión interesante (e inquietante) del film es la figura paterna (interpretada por el siempre solvente Mathieu Amalric), alejado de su mujer y de su hija, no sabemos por qué motivos ni en qué circunstancias pero que, en su reencuentro final en una tensa e incómoda situación, intuimos su incapacidad para penetrar en el ambiente de complicidad que madre e hija han creado. Posiblemente, la moraleja final de esta fábula casi lírica es que la poesía no está al alcance de todos y que, quien la encuentra, está condenado a una irreversible soledad. O, desde otro punto de vista, lo que tal vez nos quiere contar es el milagro de que madre e hija compartan un don al que la mayoría de los mortales no tienen capacidad de acceder. De un modo u otro, Mañana y los demás días nos emocionará y nos fascinará a partes iguales y logrará que nos enamoremos de unos personajes que, teniendo todo en contra, son capaces de encontrar una última redención.


TRÁILER DE LA PELÍCULA:


ESCENAS DE LA PELÍCULA:





















Comentarios