MY FRENCH FILM FESTIVAL (7): GASPARD VA A LA BODA DE ANTONY CORDIER




TÍTULO: Gaspard va a la boda. TÍTULO ORIGINAL: Gaspard va au mariage. AÑO: 2017. NACIONALIDAD: Francia-Bélgica. DIRECCIÓN Y GUION: Antony Cordier. GUION: Antony Cordier, Julie Peyr y Nathalie Najem. MONTAJE: Christel Dewynter. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Nicolas Gaurin. MÚSICA ORIGINAL: Thylacine. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Félix Moati, Laetitia Dosch, Christa Théret, Marina Foïs, Johan Heldenbergh, Guillaume Gouix, Élodie Bouchez. DURACIÓN: 99 minutos. ENLACE EN FILMIN: https://www.filmin.es/pelicula/gaspard-va-a-la-boda/35276.

CALIFICACIÓN: 

Desde que Frank Capra dirigiera Vive como quieras (1938), es un tema clásico del cine el retrato de familias excéntricas o que no cumplen con el patrón común aceptado, las cuales tienen que lidiar con sus choques continuos con las convenciones y estereotipos de la realidad circundante. Ahí están como ejemplos para demostrarlo títulos tan diferentes entre sí como Los niños terribles (1950) de Jean-Pierre Melville, La pequeña tierra de Dios (1958) de Anthony Mann, Sonrisas y lágrimas (1965) de Robert Wise, Mecánica nacional (1972) de Luis Alcoriza, Confidencias (1974) de Luchino Visconti, Los sobrevivientes (1979) de Tomás Gutiérrez Alea, El tiempo de la felicidad (1997) de Manuel Iborra, Captain Fantastic (2016) de Matt Ross, La comuna (2016) de Thomas Vinterberg, la reciente Un asunto de familia (2018) de Hirokazu Koreeda y, por supuesto, muchas de las películas de Wes Anderson, como Los Tenenbaums. Una fábrica de genios (2001), Life Aquatic (2004), Viaje a Darjeeling (2007) o Moonrise Kingdom (2012). A esta lista se une, ahora, Gaspard va a la boda. El protagonista del film, el Gaspard del título, debe volver a encontrarse con su familia para asistir a la nueva boda de su padre. Para causar mejor impresión, le pide a una chica que se ha encontrado en el camino que se haga pasar por su novia. Cuando ambos llegan a su destino, los espectadores descubriremos, a la vez que la propia chica, que la familia de Gaspard, que regenta un zoológico en decadencia, no tiene nada en común con ninguna de las familias que podamos conocer.




Porque, aparte de la noticia inesperada de la que nos enteraremos sobre la boda, y los motivos de la misma, se irán revelando los complejos y peculiares estados afectivos y relaciones que existen entre los miembros de la familia y sus muy personales actitudes ante la vida, de modo que la película casi podría acabar siendo definida como “una de Wes Anderson sin colorines”, por su cercanía temática (que no estética) al mundo de dicho realizador estadounidense. Y, tal vez, el punto central del film es que, en ese poco habitual entramado, siguen operando, de cualquier forma, las fuerzas tradicionales que toda familia (aunque sea la más extravagante que imaginemos) ejerce sobre cualquiera de sus componentes, una especie de fuerza gravitatoria permanente que hace que cualquier miembro de la misma tenga que girar a lo largo de toda su vida en torno a las obsesiones y fijaciones que se han fraguado para mantener unido a ese grupo humano. Por ello, la frase final del film (“Lo más difícil en la vida es encontrar a alguien que amemos más que a la familia”), viene a reflejar que, en esta película, Gaspard no pretendía reencontrarse, realmente, con sus padres y sus hermanos, sino, más bien, al contrario, terminar de completar el proceso de maduración que toda persona tiene que afrontar y que tiene como fin liberarse de las raíces para encontrar su propio y auténtico destino.


TRÁILER DE LA PELÍCULA:




ESCENAS DE LA PELÍCULA:




















Comentarios