ATLÁNTIDA FILM FEST 2020 (5)


Hoy, en Cine Arte Magazine, seguimos con la selección de los mejores títulos que pueden verse en el Atlántida Film Fest 2020. El festival llegará a su fin online el próximo 27 de agosto y también esta serie de artículos está llegando a su fin. Pero aún hay muchas películas interesantes de las que hablar.

- Sección MUROS Y FRONTERAS

A Son de Mehdi Barsaoui


CALIFICACIÓN: 

Esta película de raigambre hondamente tunecina, aunque, formalmente, sea una coproducción entre Túnez, Francia, Líbano y Qatar, es, sin duda, una de las grandes sorpresas del certamen. Una historia sobria, brillante e impactante que retrata la realidad del país en los momentos inmediatamente posteriores al estallido de la Primavera Árabe y que, viendo el hecho en perspectiva, ofrece una ácida mirada sobre las circunstancias sociales, políticas y culturales en las que aquella tuvo lugar. Tras una reunión con unos amigos en el campo, un matrimonio formado por un hombre y una mujer, los dos directivos empresariales de éxito, sufren un ataque de un grupo armado en el que su hijo resulta herido. A partir de este hecho, se desencadenan toda una serie de sucesos en las que los secretos del pasado y las lacras del presente (alguna de ellas, estremecedora, como comprobará quien vea el film) formarán una cadena explosiva y diabólica en el que ambos padres se verán atrapados. A Son, yendo más allá de la superficie y de las apariencias, revela unas estructuras profundas (tanto fácticas como mentales) que ahogan al individuo en una atmósfera de asfixia vital y moral, para la que es imposible de encontrar una vía efectiva de escape.

The Children of the Dead de Kelly Copper y Pavol Liska


CALIFICACIÓN: 

Como director, Ulrich Seidl ya nos dio varios puñetazos en el estómago con la trilogía Paraíso: Amor (2012), Paraíso: Fe (2012) y Paraíso: Esperanza (2013) y los documentales En el sótano (2014) y Safari (2016) y, ahora, como productor, vuelve a hacerlo con un film difícil de describir y que, cuando se logra, se llega a una descripción tan contradictoria como desconcertante. Porque The Children of the Dead, película dirigida por Kelly Copper y Pavol Liska, es, a la vez, un film mudo con subtítulos, una adaptación de la novela homónima de la Premio Nobel Elfriede Jelinek (de quien, en 2001, ya se adaptó por Michael Haneke su obra La pianista), un homenaje o parodia (nunca llega a estar claro) de los heimat films, género que se hizo popular en Alemania, Suiza y Austria durante los años 60 y 70 y que mostraba los ambientes rurales y naturales de dichos países, una sátira cruel de la mentalidad conservadora y de los miedos arraigados de la sociedad austriaca y, para rematar, una historia de zombies con una factura de serie B plenamente conseguida. El espectador que se libre de prejuicios y logra entrar en la propuesta encontrará una película divertida, punzante y sorprendente, demoledora en su visión crítica y con un humor marciano que, aparte de no dejar títere con cabeza, hasta se atreve a hacer una parodia del momento cumbre de El imperio contraataca.

- Sección MEMORIA HISTÓRICA

El cuento de los castaños de Gregor Bozic


CALIFICACIÓN: 

Esta delicada película eslovena resultó la gran vencedora del Festival de Cine de Tallin (Estonia) en diciembre de 2019. Y no nos resulta extraño porque se trata de un film profundamente poético que, desarrollándose en los tiempos de la II Guerra Mundial, nos cuenta una historia mínima pero surcada continuamente por todo tipo de matices y detalles que envuelven a las imágenes de un tono mágico y evanescente. El cuento de los castaños está ambientada en ese espacio de Eslovenia que limita con otros países (en este caso, Italia), lugares en los que el país, desde el punto de vista espiritual, se extiende pero en los que, realmente, ya ha dejado de ser tal país porque los cambios fronterizos tras las dos contiendas mundiales provocaron que los territorios pasaran a formar parte de Italia o Austria. Hay en el tono de El cuento de los castaños un aire que recuerda al de obras literarias como a las de Boris Pahor o la novela La repetición de Peter Handke y que, por primera vez, se traslada al cine, convirtiendo a la historia del carpintero tacaño y de la última castañera no solo en un brillante ejercicio de estilo sino en una exploración serena de emociones, sentimientos y pensamientos ancestrales que nos reflejan, nos explican y nos trascienden. 

- Sección GENERACIÓN

El aprendiz de Davide Maldi


CALIFICACIÓN: 

No podemos afirmar con rotundidad si este film italiano es documental o ficción. Si en ocasiones anteriores hemos hablado de cómo muchas películas transitan por ese territorio gris e inexplorado entre ambos formatos, El aprendiz logra el equilibrio perfecto de situarse en la equidistancia absoluta entre los dos polos, de modo que podemos contemplarla tanto como el retrato de una realidad como el relato sobre un personaje que no acaba de aceptar la realidad que se le quiere imponer. Porque el joven protagonista de esta película, pupilo díscolo de una escuela de hostelería en la que se enseña a los alumnos cómo atender a los comensales sea en un restaurante, en un hotel o en una comida oficial, se muestra, a lo largo de buena parte del metraje, indiferente, apático o abiertamente rebelde a las lecciones que le son impartidas. Sin embargo, hay un momento en que todo cambia y, finalmente, la "oveja descarriada" vuelve al buen camino y acepta el sistema, convirtiendo este hecho a El aprendiz en una fábula cuya moraleja se centra en el poder del orden establecido para triunfar y no permitir fisuras ni disconformidades. Podríamos decir, por tanto, que El aprendiz es la explicación, durante 84 minutos, de la última escena de Novecento (1976) de Bernardo Bertolucci, explicación desarrollada con meticulosidad, minuciosidad y deslumbrante precisión.

Adolescentes de Sébastien Lifshitz


CALIFICACIÓN: 

Conviene no perder la perspectiva sobre este magnífico documental francés de dos horas y media y contemplarla como una película que encaja perfectamente en el género coming of age, en la línea de Boyhood (2014) de Richard Linklater, al seguir durante cinco años la vida personal y estudiantil de dos adolescentes que se debaten entre las primeras dudas sobre su futuro, sus primeras experiencias sentimentales y la aparición de las tensiones y choques con sus padres, a la vez que, como trasfondo, tienen lugar unos momentos convulsos para Francia con los brutales atentados terroristas contra la redacción de la revista Charlie Hebdo y la sala Bataclan y la elección de Emmanuel Macron como Presidente de la República. Adolescentes es narrativamente ágil y formalmente brillante tanto en la exploración de dos vidas paralelas como en el trenzado de esa sutil subtrama en la que vamos percibiendo, un poco entre líneas, muchas de las tendencias de fondo de la sociedad francesa, las cuales, en cierto modo, condicionan de modo decisivo las decisiones y vicisitudes de las dos protagonistas.

Sister de Svetla Tsotsorkova


CALIFICACIÓN: 

La presencia de Bulgaria en el Atlántida Film Fest siempre ha acabado llamando positivamente la atención y vuelve a hacerlo en este 2020 con este melodrama rural, seco y cortante, en el que las tensiones de una familia formada por una madre y sus dos hijas nacen de la actitud rebelde de la hermana pequeña, que se ha acostumbrado a mentir constantemente tanto para vender los objetos de artesanía de la tienda que sirve de sustento familiar como para relacionarse con sus familiares y todo su entorno. Contrariamente a lo que su título indica, quien acaba emergiendo como alma de la película en el clímax final es la figura de la madre, quien es capaz de romper esquemas previos e ideas preconcebidas y erigirse como heroína que ha logrado superar todo tipo de adversidades y circunstancias y salir airosa, incluso, del rechazo de toda su comunidad. Radiografía tanto de una estructura social cerrada como de la Bulgaria actual, en la que la confusión y falta de referentes abocan a una época de perplejidad e incertidumbre.

La melodía del silencio de Zoltán Nagy


CALIFICACIÓN: 

La melodía del silencio es una producción húngara que aborda el tema del acoso sexual en el entorno de un conservatorio de música. La película aborda la cuestión desde una perspectiva alejada del morbo y del sensacionalismo y disecciona una situación típica en la que no hay pruebas palpables y únicamente se cuenta con la palabra de la chica acosada. Ello genera una fuerte tensión dramática y argumental alimentada por la contención de todo el reparto, que desemboca en un clímax en el que, sin palabras explícitas ni reconocimientos expresos, se resuelve el misterio sin necesidad de subrayados adicionales. Como cuestión colateral, queda la reflexión sobre el choque existente entre la posibilidad de la excelencia artística y su convivencia con un comportamiento deleznable, algo que resulta tan desconcertante sobre, como todo, perturbador.

Tench de Patrice Toye


CALIFICACIÓN: 

Otra película sobre el abuso sexual, en esta ocasión belga, y, para ser más perturbadora aún, construida desde la perspectiva del abusador potencial, un joven pedófilo que lucha para escapar de su problema. Tench es una película cargada de enorme tensión conforme avanza el metraje, conforme el protagonista se ve con más dificultades para controlarse y conforme el espectador se angustie cada vez más ante lo que teme que pueda suceder. Película áspera y esquiva, nos sitúa en un punto de vista desasosegante que ya fue anticipado por Nymphomaniac Volumen 2 (2013) en una de sus más inquietantes secuencias.

FOMO de Attila Hartung


CALIFICACIÓN: 

Continuamos con el tema de los abusos sexuales en esta película también húngara, solo que en esta ocasión contextualizado a través de las grabaciones de situaciones límite que son subidas y divulgadas en internet y en redes sociales. El acierto de FOMO es el modo en el que retrata al grupo de jóvenes irresponsables y descerebrados que logran popularidad gracias a vídeos donde realizan bromas cada vez más agresivas y de peor gusto. Lejos de reducir dicho comportamiento a unos parámetros estrechos y limitados, poco a poco vamos viendo que dicha conducta se inserta en una visión ideológica y cultural de mayor alcance, en la que el antisemitismo, el clasismo y el machismo son pilares fundamentales. Solo la desconexión con ese modo de pensar radical y excluyente puede llevar a un camino de redención en el que se sea capaz de asumir las culpas propias y lograr liberarse de la violencia y de la humillación contra los que están en una posición más débil.

Nocturne de Viktor van der Valk


CALIFICACIÓN: 

Hay películas que tienen momentos culminantes en los que se logra eso tan difícil que podemos denominar arrebato estético: escenas o secuencias en las que los elementos visuales, dramáticos, verbales e interpretativos se conjugan para crear un momento de máxima intensidad emocional y artística. Nocturne pretende hacer lo imposible: que cada una de las escenas sea un intento de lograr ese arrebato artístico y que sea un éxtasis continuo y sin límite. Sin una trama argumental obvia, este film holandés de Viktor van der Valk puede recordar, en muchos momentos, al cine del director suizo Daniel Schmid, del francés Leos Carax y del primer Lars von Trier, el de El elemento del crimen (1984) y Europa (1991), y solo lograrán entrar en la propuesta aquellos espectadores proclives a una apuesta tan audaz como radical.

- Sección CONTROVERSIA

Cuidado con los niños de Dag Johan Haugerud


CALIFICACIÓN: 

Después de la experiencia límite de Nocturne, pasamos con Cuidado con los niños a una película (noruega) completamente diferente en la que predomina, por encima de todo, su corte naturalista. Este film parte de la muerte de un niño en el colegio tras ser golpeado por una compañera. A partir de dicho hecho, Cuidado con los niños explora exhaustivamente las reacciones y sentimientos de todas las personas implicadas y, sin dar respuestas dibujadas con brocha gorda, nos ofrece una historia en la que la ambigüedad y comportamientos contradictorios de los personajes no es más que un retrato de la siempre errática e imprevisible condición humana. El film no se basa en proporcionar una nítida resolución final a una intriga planteada sino en la asunción de que, lo queramos o no, los errores, muchas veces involuntarios, forman parte inseparable de nuestro comportamiento.

- Sección DOMESTIK

A Voluntary Year de Ulrich Köhler y Henner Winckler


CALIFICACIÓN: 

Este film alemán parte de una anécdota en principio nimia para ir profundizando en una relación padre-hija que esconde muchas más sombras de lo que aparentaba la relajada situación inicial. Lo que parecía ser fruto de una serie de circunstancias fortuitas se revela como el trasfondo de una situación estructural en la que el rencor, la frustración y la insatisfacción con la propia vida son ingredientes fundamentales. No se dejen llevar por los eslóganes comerciales que emparentan esta película con el cine de los hermanos Dardenne o el de Maren Ade o que la definen como una comedia, ya que se trata de un drama psicológico en el que se intenta ahondar en lo que hay más allá de las apariencias y en lo que la superficie inútilmente intenta ocultar.




Comentarios