EL FESTIVAL DE MÁLAGA A FONDO. LARGOMETRAJES DE FICCIÓN (2): ANTES DE LA QUEMA DE FERNANDO COLOMO



Desde que Fernando Colomo dirigiera su primer largometraje, Tigres de papel (1977), se ha mantenido siempre fiel a un cine ágil, fresco y directo, que ha mirado a todos sus personajes a los ojos y ha sabido mostrar de ellos su humanidad, con todos sus problemas, sus fragilidades, sus neuras y sus manías, pero que, a pesar de ello (o, quizás gracias a ello), acababan resultando entrañables e inolvidables y parecían ser más compañeros y amigos de nuestra vida real que ficciones surgidas de un guion cinematográfico. El realizador tiene ya muchos títulos a sus espaldas para demostrarlo y ahí están Tigres de papel (1977), ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? (1978), La mano negra (1980), La línea del cielo (1983). La vida alegre (1987), Bajarse al moro (1989), Rosa rosae (1993), Alegre ma non troppo (1994), El efecto mariposa (1995), Los años bárbaros (1998), Cuarteto de La Habana (1999) y Al Sur de Granada (2003), hasta llegar a películas recientes como El próximo oriente (2006), Rivales (2008), La banda Picasso (2012) o Isla Bonita (2015).

Ahora, esa mirada se dirige a Cádiz, con sus problemas sociales y económicos (que se convierten en caldo ideal de cultivo para lacras como el narcotráfico), con su peculiar idiosincrasia, con su particular e inimitable sentido del humor, con su ambiente carnavalero y esa personalidad que nace de sus tres milenios de historia y de ser un cruce de caminos entre Europa y África, entre el Mediterráneo y el Atlántico. En este contexto, es donde tiene lugar la historia de la última película de Fernando Colomo, Antes de la quema, la cual ha conseguido ganar el Premio del Público de Sección Oficial del reciente Festival de Málaga y el Premio a la Mejor Actriz de Reparto para una de sus intérpretes, Maggie Civantos. Su personaje principal, Quique (interpretado por Salva Reina, en su primer papel protagonista en el cine), se enfrentará a su situación de desempleo y a sus problemas familiares, con un padre recientemente fallecido, una madre que sufre demencia senil (María Alfonso Rosso) y una hermana en la cárcel (Maggie Civantos), a la vez que tendrá que esforzarse por lidiar, por un lado, con las peligrosas pretensiones de un narcotraficante (Joaquín Núñez) y, en el lado completamente opuesto, con la ambición de la chirigota a la que pertenece por ganar el concurso de agrupaciones del Carnaval de Cádiz. 



De izqda. a dcha., Javier Jáuregui (guionista del film), Maggie Civantos, Salva Reina, Fernando Colomo, Manuela Velasco y Joaquín Núñez, durante la rueda de prensa posterior a la proyección de la película en el Festival de Málaga


Resumido su argumento, puede parecer que Colomo se ha decantado por el drama social. Pero se equivocarían si piensan eso. Porque el veterano realizador, con gran habilidad e inteligencia, logra que el tono que impere en la película es de comedia pero, teniendo en cuenta la combinación de elementos que coexisten en el film, en la rueda de prensa celebrada con posterioridad a la proyección de su última realización en el Festival de Málaga, el realizador afirmó que Antes de la quema era “una película de género fluido”. Y ello tiene plena lógica en la medida en que el humor, el retrato de la realidad social gaditana, componentes del más genuino thriller y hasta una vertiente musical (que refleja las composiciones populares del Cádiz carnavalero) están presentes en la trama. No solo eso, sino que también convive en ella una historia plenamente romántica ya que el personaje de Salva Reina, en su peliaguda relación con los narcotraficantes, entrará en contacto con una banda liderada por Manuel Manquiña y de la que forma parte Manuela Velasco, con cuyo personaje iniciará una relación sentimental.

Hasta cierto punto, Antes de la quema puede definirse como una comedia de otro tiempo, una comedia de sabor clásico en que los personajes no son construcciones esquemáticas, caricaturas simples diseñadas tan solo para dibujar en ellas una sucesión de gestos grotescos y esperpénticos, sino caracteres de carne y hueso con problemas reales, emociones reales y situaciones reales. Pero Antes de la quema es la demostración de que la comedia según cánones clásicos puede funcionar y, sin parecer como algo rancio o desfasado, es capaz de reinventarse para conectar con el sentido de humor de nuestros tiempos y con las preocupaciones, gustos y preferencias de los espectadores actuales.



El Carnaval de Cádiz tiene una importante presencia en Antes de la quema


Javier Jáuregui (a la dcha.), guionista de Antes de la quema, ha sabido crear una historia integrada perfectamente en el ambiente y realidad de Cádiz


Por todo lo que llevamos dicho, está claro que había mucho que hablar de la película y, citándonos con su director (Fernando Colomo) y sus principales intérpretes (Salva Reina, Maggie Civantos, Joaquín Núñez y Manuela Velasco), nuestras conversaciones con todos ellos servirán para que nuestros lectores se hagan una idea de la amplitud de capas y matices de Antes de la quema.

Comenzamos nuestras entrevistas con Maggie Civantos, ganadora del Premio a la Mejor Actriz de Reparto (ex aequo con Carolina Ramírez por su interpretación en Niña errante), quien interpreta a un personaje muy diferente a todos los que ha interpretado hasta ahora, aunque las apariencias puedan engañar…



Maggie Civantos interpreta en Antes de la quema el papel de la hermana de Salva Reina


CINE ARTE MAGAZINE: Maggie, lo primero que llama la atención de Antes de la quema es que decir que es una comedia no sirve para definir exactamente lo que la película es. Simplifica mucho su contenido. Hay muchas emociones, hay mucha realidad, parece una fotografía instantánea de cómo es Cádiz hoy. Es decir, no es una comedia más…

MAGGIE CIVANTOS: Yo no diría que es una comedia. A mí, lo que ha dicho Fernando Colomo en la rueda de prensa sobre que es una película “de género fluido”, me encanta. Porque es una película que fluye como la vida, va de un lugar a otro… Es un thriller en principio, pero luego, de repente, te encuentras una escena donde te ríes, en otra en la que te emocionas y otra en la que no sabes lo que pasa porque está todo mezclado… Sobre todo, lo que creo que retrata es una realidad. No creo que sea la realidad de Cádiz pero creo que sí es una realidad muy concreta de Cádiz, donde se mezcla el mundo de la droga con el del Carnaval, con la risa, con lo más visceral de ciertos personajes y de la idiosincrasia de estos barrios… Entonces, hay al final hay un canto a Cádiz de alguna manera, a las tradiciones del sur, y se habla de una familia que tiene muchos problemas y eso hace que Antes de la quema sea un gran drama familiar.

CINE ARTE MAGAZINE: A veces, me da la sensación de que os han soltado en Cádiz y, a partir de ahí, se ha empezado a rodar las andanzas de vuestros personajes… Hay momentos en que la película parece casi un documental, en que la película ha entrado en una casa de Cádiz, en el ensayo de un chirigota y nos muestra las cosas tal cual pasan.

MAGGIE CIVANTOS: Yo creo que esa era la intención. Y me alegra mucho que me digas esto porque a mí me daba mucho respecto tener planos-secuencia (a mí me tocaron varios) y estar todo el rato sin soltar ni un solo momento a mi Meme (el personaje que Maggie interpreta en la película). Porque yo llevo doce años en Madrid pero yo soy de Málaga y, por ejemplo, cuando hablo con mi madre, el acento me vuelve enseguida, pero también es verdad que el acento de Cádiz, aunque fuera de Andalucía no lo parezca, no tiene nada que ver con el de Málaga, ni en la forma de pronunciar ni en muchas de sus expresiones. Y, sobre todo, en la forma de hablar. Entonces, me sentía muy responsable de que mi personaje no se me fuera en ningún momento, que siempre estuviera según su caracterización, pero, claro, entiendo que para la narrativa de la película era muy positivo que hubiera esos planos-secuencia para darle esa veracidad a la película, ese, como dices, tono documental y muy de coger un extracto de la vida de esta familia del barrio de La Viña. Trabajar con Fernando ha sido para mí un regalito, ha dejado mucho espacio para la improvisación y para aportar y proponer. Había cosas en las que decía que sí, otras en las que decía que no, pero siempre me sentí con la libertad de proponerle… Sobre todo, porque, estando allí, aprendimos mucho sobre el habla de Cádiz y sobre el Carnaval, yo veía a Memes por todos los sitios. Luego, otra cosa muy importante fue la química con mi hermano. ¡Y Salva lo puso tan fácil desde el minuto uno…! Yo nunca había trabajado con él pero desde el principio me dio gran confianza y eso fue muy importante para que tuviéramos una relación como hermanos creíble. Por tanto, me alegra mucho lo que me has dicho porque creo que el objetivo que nos marcamos como actores lo hemos cumplido.

CINE ARTE MAGAZINE: El tema de los acentos de cada zona lo estáis trabajando cada vez más y ello permite retratar la realidad mucho mejor que como se hacía con anterioridad…

MAGGIE CIVANTOS: Es bueno que el acento de cada zona, su forma de hablar, se integre en nuestro trabajo. Creo que, hoy en día, los acentos se tienen que integrar. Forman parte de nuestra cultura. Y creo que se están integrando. Hay mucha ficción (más que en películas) que están retratando historias más localistas y, de repente, están gustando mucho. Yo creo que esta película es un ejemplo. Y tengo la confianza en que, por ser tan localista, va a gustar mucho. Porque permite ver cómo se vive en un sitio muy concreto y cómo se vive el mundo del Carnaval, que es muy importante para la tradición andaluza en general, no sólo de Cádiz.




Maggie Civantos encarna a Meme en Antes de la quema


CINE ARTE MAGAZINE: En Vis a vis, hacías de presidiaria. Aquí, también. Pero los personajes son muy distintos. Para preparar tu papel en Antes de la quema, ¿utilizaste cosas de tu experiencia previa en esa serie?¿O te olvidaste por completo de ella?

MAGGIE CIVANTOS: Es verdad, a mí me persigue la cárcel. Yo no tuve en mente en absoluto mi papel en Vis a vis. A mí, me dio mucha risa cuando leí el guion y vi que, en la segunda secuencia, ella estaba en la cárcel. Me dije: “No puede ser. Otra vez en la cárcel. Esto, me lo tengo que revisar. ¿Qué está pasando?”. Ya cada vez que tengo que rodar en una cárcel me da la risa… Ya son como cuatro veces.

CINE ARTE MAGAZINE: En 321 días en Michigan, te quedabas a la puerta de la cárcel, no llegabas a entrar…

MAGGIE CIVANTOS: Ahí me quedaba fuera. Pero también rozaba la cárcel. Pero también es vedad que, luego, encarnando al personaje, no tenía nada que ver con el hacía en Vis a vis porque son mundos opuestos. Para empezar, en Antes de la quema se retrata una cárcel más de verdad, con personajes más reales… En Vis a vis, hay un entorno de sentimientos que son muy de verdad pero los personajes son muy de cómic… No existen cárceles así y los personajes han superado unos límites de forma que se toman ya unas licencias dramáticas que no son precisamente naturalistas… No es una serie naturalista.

CINE ARTE MAGAZINE: Vis a vis es más género puro…

MAGGIE CIVANTOS: Claro, es género totalmente. En Antes de la quema se pretende retratar la realidad. Por tanto, encarnado a Meme, en ningún momento he visto a Macarena por ningún lado. Son naturalezas que no tienen nada que ver.



José Manuel Cruz, director de Cine Arte Magazine, con Maggie Civantos, una de las protagonistas de Antes de la quema


La siguiente entrevista la hicimos a Salva Reina, en su primer papel protagonista en el cine. Salva llega a él después de haber brillado como secundario en películas como 321 días en Michigan (2014) de Enrique García, La isla mínima (2014) de Alberto Rodríguez o El mejor verano de mi vida (2018) de Dani de la Orden.



Salva Reina se debatirá entre multitud de problemas en Antes de la quema


CINE ARTE MAGAZINE: Tu primer papel protagonista en el cine… ¿Qué sentiste cuando te propusieron el personaje, qué sentiste en el rodaje y qué sientes ahora, cuando ves la película terminada?

SALVA REINA: Pues cuando me lo propusieron, que me llamaron Fernando y Beatriz, la productora, para serte sincero, me aterroricé… A raíz de ahí, un sentido de responsabilidad grande porque creo que Fernando es uno de los referentes cinematográficos de este país y, al final, si quiere contar contigo para un proyecto, no es para tomárselo a broma, sino que hay darle el peso que realmente tiene y tomárselo con el rigor que necesita. En el rodaje y en el  proceso de conocerlo a él, es una mezcla de admiración profesional y admiración personal. Fernando es un ser especial a nivel cinematográfico, creo que tiene un sello muy particular, y luego, él, personalmente, es un ejemplo de vida. Ha sido una pasada conocerlo.

CINE ARTE MAGAZINE: Cuando ves el cine de Fernando Colomo y, después, lo conoces en persona, puedes decir que su cine es tal como él es…

SALVA REINA: Sí. Podría ser así. Él tiene una forma de ver la vida que es como su cine. Creo que lo has definido fantásticamente.

CINE ARTE MAGAZINE: Alguien podría pensar: “Salva es de Málaga. Interpreta a alguien de Cádiz… Entonces, ha sido fácil”. Pero, no es nada fácil… Hay diferencias no solo de acento sino también de personalidad, de idiosincrasia y eso hay que trabajarlo bastante.

SALVA REINA: Sí. Como tú dices, puede parecer algo trivial pero cuando me dijeron que iba a hacer de gaditano, me lo quise tomar con el máximo rigor y con el máximo respeto, como con cualquier personaje que me proponen. Pero de forma especial porque como lo he visto desde la barrera y he visto qué pasa muchas veces cuando alguien hace de andaluz… Y además de la carcasa, que puede ser lo fácil, la forma de andar, la forma de hablar, la musicalidad que tiene el gaditano, a lo que te puedes aproximar más o menos, yo le decía a Fernando que a mí me interesaba más, sobre todo, acercarme a la idiosincrasia del gaditano y a la idiosincrasia de Cádiz, que creo que, al final, acaba siendo un personaje más de la película.



Salva Reina tiene su primer papel protagonista en el cine en Antes de la quema


CINE ARTE MAGAZINE: Siguiendo con cosas que podrían pensarse. Muchos dirán que Antes de la quema es una comedia pero, si profundizas, te das cuenta que no es una comedia más. Ves que los personajes destilan humor, sí, pero, además, tienen muchas capas de emociones, de preocupaciones, de inquietudes que hacen que los personajes sean bastante complejos…

SALVA REINA: Además, es un drama social. Recuperando un poco lo que había dicho antes, en Cádiz tienen la virtud de que son capaces de estar riéndose del drama más grande que tienen y eso es una cosa maravillosa. Y este personaje está empapado de eso. Tiene un drama tremendo, está en paro, una madre enferma, una hermana en la cárcel, un follón terrible, pero, al final, es como la vida, como el cine de Fernando Colomo… Él siempre estaba preocupado durante los ensayos y durante el rodaje de que todo fluyera, de que todo fuera muy natural, de que todo fuera como el agua, corriendo… Al final, la vida es así: no hay chistes premeditados, pero sí hay mucha comedia en la vida real aunque sea una situación de drama. ¿Quién no ha acabado llorando de risa en un velatorio recordando determinadas situaciones? Al final, la vida es un poco así.

CINE ARTE MAGAZINE: Le he dicho a Maggie que parecía que a los actores os hubieran soltado en Cádiz, os hubieran arrojado al torrente y, con una cámara detrás, os hubiesen estado rodando…

SALVA REINA: Así es como a Fernando le gusta rodar. Hemos establecido con él una relación especial porque, como te he dicho, es una persona para adoptarla… Una vez, hablando con él, yo le preguntaba: “Fernando, ¿cómo nos va a afectar a nosotros esto del mundo digital?¿Nos van a quitar de en medio?¿Va a haber solo actores hechos por ordenador?”. Y él me decía: “No. Siempre va a haber cuatro locos con una cámara que quieran contar una historia”. Y eso define un poco su cine. Y es tan bonito que es una pasada.

CINE ARTE MAGAZINE: Una de las dimensiones del personaje es que es un chirigotero. Tú tuviste que entrar en ese mundo. ¿Cómo fue?

SALVA REINA: Yo solo conocía un poquito, por afición. Pero, claro, en cuanto me dijeron que iba a hacer este personaje, hubo un proceso de investigación muy amplio, mucha investigación, muchos vídeos de Youtube, muchas entrevistas con gente de Cádiz para conocer el intríngulis del Carnaval, que yo desconocía… No sabía nada de la magnificencia de estas fiestas… Para mí, ha sido una pasada reflejar estas fiestas y el nivel de exigencia que tienen las agrupaciones y, sobre todo, desde el cariño con que me ha tratado la agrupación de José Antonio Vera Luque, me he sentido uno más, he vivido un ensayo del Carnaval y, lo que antes era afición, ahora es admiración.




 José Manuel Cruz, con Salva Reina, protagonista de Antes de la quema


Joaquín Núñez tiene una papeleta complicada en la película. Encarna a un narcotraficante que mete en líos al personaje de Salva Reina y, además, sus modos y maneras no son especialmente agradables. Pero, conforme avanza el metraje, su personaje se va matizando y acaba siendo hasta entrañable sin perder su rudeza. Cómo ha podido conseguir este difícil equilibrio es un tema que nos interesaba y de ello le hemos preguntado en nuestra entrevista.



Joaquín Núñez interpreta a El Tuti, un narcotraficante al que, curiosamente, acabamos cogiendo cariño


CINE ARTE MAGAZINE: Joaquín, tu personaje en la película es complicado porque es repelente, a la vez es divertido, pero nos acabamos encariñando con él… ¿Qué has hecho para conseguir eso?

JOAQUÍN NÚÑEZ: De entrada, el personaje está escrito así. Pero, claro, después, haces un trabajo de investigación y de sacarle punta al personaje… Yo, cuando leí el guion, me dije: “¡Qué maravilla!”. Porque le veía tantas posibilidades al personaje… Empiezas a sacarle punta: ¿A este hombre qué le pasa?¿Por qué se comporta así? Y empiezas a sacarle una luz tremenda. Es una pasada hacer este tipo de personajes, que tiene un arco, que tiene tantos colores y tantos matices que puedes proponer. Y como está medio “volao”, también, mejor todavía. Para mí, ha sido una gozada. Desde leerlo en el guion, sacarle partido, hacerlo tuyo, hacerlo de verdad, que es una de las cosas que nos decía Fernando, que lo hiciéramos nuestro, que si había algo que nos rayaba, que lo cambiáramos… Y a mí me encanta proponer cosas. A mí me llaman el rey del freestyle, me gusta un poco de improvisación… Hacíamos la toma, la daba Fernando por buena y, a continuación, me decía: “Anda, Joaquín, un poco de freestyle”. Para mí el Tuti (el personaje al que Joaquín interpreta en la película) es gloria bendita. Para mí, que se llama Tuti porque tiene de todo… Este tío se mete una raya para volar y ver las cosas de otra manera y yo creo que tiene su propia visión de cada cosa. Yo me he alimentado mucho de él. A mí, él me ha dado mucha vida personalmente. Tiene unas reflexiones muy interesantes. En principio, parece que es muy buena gente, que tiene muy buen corazón… Pero, luego, sacas conclusiones y ves que es un tipo de cuidado. Pero es porque tiene su propia visión de las cosas. Mientras todo va bien, bien. Pero no le lleves la contraria. ¿Para qué? Si te estoy invitando a una copa, ¿por qué me dices que no? Te he invitado a mi fiesta, ¿para qué me vas a contradecir?¡Disfruta y ya está!



Joaquín Núñez interpreta a un “gángster” gaditano en Antes de la quema


CINE ARTE MAGAZINE: Hay unas cuantas cosas de las que has dicho son muy interesantes. La primera, es que el Tuti no es un gángster al uso. De hecho, creo que ni tan siquiera se le puede llamar gángster. Lo que tú has hecho es crear una persona con una determinada visión de la vida y a ello le has añadido la dimensión de que es un traficante. Es decir, quien se lo encuentre en la pantalla,  no va a ver una suma de tópicos…

JOAQUÍN NÚÑEZ: Eso es para mí lo bonito. Pero, como te digo, ya aparecían como acotaciones en el guion. Pero lo bonito es hacerlo tuyo y empezar a empatizar con el personaje. Entonces, eso para mí ya es una pasada. Porque tú has conectado con el personaje, no es tu enemigo… Lo que sucede es que tiene una orden de prioridades que no es el tuyo.

CINE ARTE MAGAZINE: Otra dimensión importante es que, tal como has planteado tu trabajo, conecta muy bien con el estilo de Fernando Colomo. ¿Qué ha supuesto para ti trabajar con un nombre tan importante de nuestro cine?

JOAQUÍN NÚÑEZ: Cuando me encuentro con Fernando Colomo, lo primero que me encuentro a un director que le encanta su trabajo, a una humilde persona, llena de luces, con los oídos abiertos, con el corazón también y que le gusta que tú le aportes cosas. Eso ya es gloria bendita, me estás invitando a disfrutar contigo del personaje de la película. Él crea un ambiente tan interesante que es que el texto fluye. Necesito decir eso. No es un texto que se escribió, es una necesidad que tengo de expresarme. Entonces, para mí eso es lo más grande.

CINE ARTE MAGAZINE: Entonces cuando conoces al mito y ves cómo es él personalmente, te estalla la cabeza, ¿no?

JOAQUÍN NÚÑEZ: Te invita a que disfrutes de la vida en general. “¿De qué vas?”. Esta sería una pregunta chunga para gente que no es como Fernando Colomo. Tú eres una persona antes que nada. Y Fernando es una persona muy joven. No sé la edad que tiene pero es una persona muy joven. Es una persona que sigue disfrutando de la vida. Un tío que está abierto a nuevas experiencias y nuevas sensaciones. Y esto se convierte, entonces, en un juego. Al verlo a las 7 de la mañana para rodar y darle un abrazo, diciéndole: “Maestro, me alegro de verte”. Porque vamos a disfrutar de este maravilloso trabajo que es la interpretación.




José Manuel Cruz, director de Cine Arte Magazine, con Joaquín Núñez



Nos toca entrevistar a Manuela Velasco y estamos deseando preguntarle por su personaje, porque es el más misterioso y enigmático de la película. Posiblemente (y, tal vez, a causa de ello), el más desarraigado. ¿Cómo ha acabado en Cádiz en medio del lío en que se va a ver metida?¿Cuál es su pasado? Se trata de una mujer esquiva pero envuelta en un halo incierto que nos hace querer saber más de ella. Le preguntamos a la actriz por ese aspecto.




Manuela Velasco vivirá en Antes de la quema una relación sentimental con Salva Reina


CINE ARTE MAGAZINE: Tu personaje es el que más ha me fascinado de la película. Porque creo que este personaje tiene una historia detrás que no llegamos a conocer… Hace unos años, en el In-Edit Festival, proyectaron un documental sobre el inventor de las cassettes, que fue el mismo que el inventor de los cedés, un ingeniero de la Phillips llamado Lou Ottens. Se titulaba Cassette: A Documentary Mixtape y estaba dirigido por Zack Taylor. Y era chocante porque contrastaba el punto de vista del ingeniero, que no entendía en absoluto el amor de la gente por las cassettes, y la pasión de quienes aún las utilizaban, que hablaban hasta con lágrimas en los ojos de cómo muchas de ellas estaban asociadas a momentos que querían recordar. He recordado este documental cuando he visto cómo tu personaje ama las cassettes porque las asocia a momentos concretos de su vida y el escucharlas le traen recuerdos de los mismos… Lo que pasa es que este pasado permanece oculto para los espectadores. Y yo me pregunto: ¿Quién es esta chica?¿Cómo es que tiene ese descapotable?¿Cómo es tan vintage?¿Cómo ha acabado en esa banda de delincuentes y, además, sabiendo eso, nos cae tan bien?

MANUELA VELASCO: ¡Ah!, os caigo bien. Fíjate, eso me sorprende… Pues, precisamente, por eso, porque es un personaje con tantas incógnitas de guion, yo le dije a Javier Jáuregui que le fuéramos añadiendo cosas, cosas que luego se fueron quitando en rodaje y en montaje también, porque ella, cuando se ponía nerviosa, se autolesionaba de alguna manera… Y yo le dije a Javier: “Todo esto, ¿de dónde viene?” y él me contestó: “¿Quieres que te haga una historia del personaje?”. Y yo dije: “No. No te preocupes. Ya lo hago yo”. Entonces, yo me he tenido que imaginar mucho porque no está en el guion porque sí es verdad que parece una mujer completamente desarraigada, que no tiene raíces, pero sí que algo ha tenido que pasarle con la verdad, con la autenticidad, con algo que debió de perder en algún momento y ella es nostálgica de ese momento. Y todo lo que ella habla de la música, de las cassettes, es de cuando le dábamos importancia a las cosas, que no es el mundo como es ahora en que todo es rápido, no escuchamos ni tan siquiera discos, todos tenemos a nuestra disposición cualquier canción… No le damos valor a las cosas. En cambio, antes, cuando tú grababas una cinta, estar esperando a que la canción sonara, y cuando tú ya tenías la cinta grabada, el cuidado que tenías para que esa cinta no se rompiera… O llevarlas a arreglar cuando se rompían… O las rebobinabas según hasta dónde para que no se gastaran… Pues a mí, hay cosas, me vas a permitir, claro, es una historia que me he creado yo, para mí, que te diga que me imaginé un pasado de esta mujer, casi adolescente, porque fue en la adolescencia cuando perdió su arraigo, su casa y, a partir de ahí, no la ha encontrado todavía. Y, desde entonces, va errante por el mundo con muchas corazas, sin echar raíces y, de repente, encuentra la verdad y la pureza en este chico de Cádiz, de la chirigota… Es como una extraña pareja. Pero ella encuentra verdad, bondad y hogar en él. Y parece que se va a quedar ahí.



Manuela Velasco interpreta al personaje más enigmático de Antes de la quema


CINE ARTE MAGAZINE: Se ve que eres quien conoces mejor al personaje y has explicado al lector estupendamente qué personaje se va a encontrar en la película. Le he dicho a Maggie y a Salva que parecía que era como si a los actores os hubieran soltado en Cádiz y hubieran empezado a grabar vuestras vidas allí… Transmite casi una sensación de documental o de vida…

MANUELA VELASCO: Esto es Fernando, cien por cien. En la rueda de prensa, yo he dicho que tenía muchas ganas de trabajar con él. Pero las expectativas que yo podía tener han sido superadas con creces porque me he encontrado con un hombre que parece que tiene 18 años y está rodando su primer corto, rodando en la calle, aprovechando todo, todo, todo, aprovechando la vida. Él es un enamorado de la vida y quiere contar vida en sus películas y a él, si no le suenan a verdad, si no le suena a que está vivo, no lo quiere… Él no te dirige diciéndote que estés más enfadada o menos, te dirige diciéndote que suene vivo… Nosotros rodamos en las calles sin cortar calles, en el mercado en pleno funcionamiento, en las salidas de los colegios, con la gente en la calle… Él miraba todo, escuchaba todo e incorporaba todo. Entonces, creo que el gran personaje de esta película es Cádiz en sí, la gente de Cádiz y el espíritu de Cádiz.

CINE ARTE MAGAZINE: Por lo que me dices, Fernando como persona es tal como es su cine, o su cine es tal como es Fernando…

MANUELA VELASCO: Sí. A mí me había dirigido tan solo en uno de los vídeos promocionales de los Goya. Pero, ahora que lo conozco, te puedo decir que es una persona que tiene una inmensa curiosidad por todo. Por la vida, por el ser humano, por la actuación… Esto me ha hecho mucha gracia y me ha llamado mucho la atención. Tanto es así, que él se apunta a cursos de interpretación, él como actor, toma cursos de interpretación, y se muere de la risa contándolos. Además, ha hecho varios y ha hecho grandes escenas con grandes maestros… Le encanta el arte de contar historias y todas las piezas necesarias para contar historias: la ciudad, el lugar, la gente de la ciudad, los actores que van a encarnar los personajes, el equipo técnico… Parece un chaval, es el primero que está arremangado corriendo de un lado para otro, cortando el tráfico, pidiendo favores… Es puro entusiasmo de vivir, de narrar, de mimetizarse con el entorno. Es una gozada. Es una de estas cosas de las que yo me siento afortunada en la vida por trabajar con un hombre, que teniendo tanta carrera, sigue tan entusiasta y tan apasionado de la cinematografía y de contar historias.



José Manuel Cruz, director de Cine Arte Magazine, junto a Manuela Velasco

Y nos toca, por fin, el turno de hablar con el veterano y mítico realizador de la película. Con lo que hemos visto en la película y todo lo que nos han contado sobre él los protagonistas del film, nuestra curiosidad e interés no ha hecho más que acrecentarse. Las respuestas que nos dará servirán para convencernos de que la espera ha valido la pena porque son toda una lección de maestría y sabiduría sobre el cine y sobre la vida.



Fernando Colomo, director de Antes de la quema 


CINE ARTE MAGAZINE: Su cine siempre se ha caracterizado por su agilidad, por su dinamismo por su frescura… Y parece que Cádiz es un lugar perfecto para que en él se desarrolle la historia de una de sus películas. Y, efectivamente, ahí es donde se desarrolla el argumento de Antes de la quema. Ha habido, por tanto, ahí, un maridaje que podríamos denominar perfecto. ¿Cómo ha sido posible?¿Ha sido algo premeditado?¿Ha sido fruto de la casualidad?

FERNANDO COLOMO: Yo diría que ha sido fruto de la casualidad. Es decir, nunca se me había ocurrido hacer una película en Cádiz. Y no por nada, sino porque no conocía Cádiz. Pero todo el mundo me hablaba de tales maravillas que, cuando apareció este guion, que transcurría en Cádiz, pues vi la oportunidad de conocer algo más, de ampliar algo más, de hacer una película diferente… Porque es verdad que la sonoridad de la película es otra. No tiene nada que ver con el cine que podía haber hecho en Madrid. Es como otra canción, como otro idioma…

CINE ARTE MAGAZINE: ¿Ha notado usted que se ha acoplado bien al ambiente gaditano?

FERNANDO COLOMO: Sí. Yo  me acoplo a todo. Creo que es un poco mi trabajo, hacer de camaleón, meterte en los sitios y ser un observador y un testigo. Y, en este caso, me ha encantado, porque me ha encantado no solamente la ciudad, que arquitectónicamente es una maravilla, la estructura de la ciudad, lo que es la tacita del centro, sino lo que es el carácter de la gente, que es muy especial. Dentro incluso de la propia Andalucía, son los que parecen que tienen más coña, continuamente le están dando la vuelta a las cosas, son capaces de poner al mal tiempo buena cara, saben sacar una punta que sea lúcida, que sea divertida, que sea irónica y eso no es muy corriente. Es un valor muy importante.

CINE ARTE MAGAZINE: Hizo usted una película en Menorca, Isla bonita, que debía mucho a la personalidad de la isla, ahora en Cádiz… ¿Va a usted cerrar la trilogía con otra película que se desarrolle en un escenario al que le vea posibilidades?

FERNANDO COLOMO: Pues la verdad es que sí. Yo siempre intento rodar fuera de Madrid. Porque Madrid en mis primeras películas lo saqué bastante. Y se habló mucho de la “comedia madrileña” y eso… Y yo lo que siempre dije es que hacíamos las películas en Madrid porque hacer una comedia fuera costaba mucho más que hacerla en Madrid. Se rodaba allí y todo salía más barato porque no había que pagar ni hoteles ni dietas. Pero, cuando tienes la oportunidad de salir, pues a mí me encanta. Sobre todo porque el equipo está más unido. Cuando salen fuera, hay más unidad, toman copas juntos, es como muy intenso…

CINE ARTE MAGAZINE: Es la sensación de ser todos viajeros a un mismo lugar…

FERNANDO COLOMO: Sí, exactamente. Para cualquier cambio, tienes a todo el mundo allí reunido. En Madrid, parece que todo el mundo está en una isla. Y localizar a alguien es complicadísimo. En cambio, cuando estás fuera, te dicen: “No, mira, fulanito está en esa mesa…”. Entonces le puedes proponer cualquier cosa y sobre la marcha te dicen que sí o que no… Es mucho mejor. Eso me lo enseñó Jaime de Armiñán.

CINE ARTE MAGAZINE: Es cierto que le cuelgan siempre la etiqueta de “comedia madrileña” cuando en realidad la misma solo es aplicable a una parte muy pequeña de su obra… La vida alegre sí podría decirse que lo es…

FERNANDO COLOMO: Sí.

CINE ARTE MAGAZINE: Tigres de papel no lo veo tan claro…

FERNANDO COLOMO: No, no lo es…

CINE ARTE MAGAZINE: Es una etiqueta que ha quedado ahí pero, en realidad, su obra tiene muchas más vertientes. En la rueda de prensa, medio en serio, medio en broma, se ha quejado de ello…

FERNANDO COLOMO: En realidad, es al revés. Yo he rodado bastante fuera. He rodado en México, en Nueva York, en Londres, en París… Y, bueno, me falta rodar en la India y cosas así. Para mí, lo ideal es rodar fuera de Madrid.

CINE ARTE MAGAZINE: Lo de “comedia madrileña”, entonces, es un tópico que se usa un poco por pereza…

FERNANDO COLOMO: Claro. A mí me parecía muy raro hablar de la “comedia madrileña”. Para mí, hacía comedia y transcurría en Madrid porque rodábamos allí y porque salía Antonio Resines que, por otro lado, es de Santander.



 La realidad invade el cine de Fernando Colomo 


CINE ARTE MAGAZINE: Yo veo su estilo cada vez más fordiano y renoiriano. En el sentido de que la mirada es cada vez más limpia, cada vez se mira a los personajes con menos estereotipos, a todos ellos se les trata con cariño, de todos los personajes se extraen su humanidad (por ejemplo, del personaje de Joaquín Núñez)… Su cine es cada vez más fresco. Sus películas de ahora parecen más juveniles que las que hizo al principio…

FERNANDO COLOMO: Sí, es posible. Porque te vas liberando de cosas. También a medida que aprendes más cosas técnicamente, te encuentras más seguro. Y me gusta eso que dices. Porque yo pienso lo mismo. Me gusta mucho Ford porque hacía un cine de una sencillez aparente brutal. No movía la cámara. Plantaba la cámara allí pero todo tenía un enorme dinamismo, se movían los actores, componía de maravilla… Renoir también me gusta mucho. Esa libertad que tiene. La regla del juego, por ejemplo. He leído hace poco que tuvo muchísimos problemas cuando su estreno, casi no pudo ser estrenada…

CINE ARTE MAGAZINE: Esa película se adelanta 60-70 años a su tiempo. Parece más una película contemporánea que una película de los años 30…

FERNANDO COLOMO: Sí, totalmente de acuerdo. Si se estrenase ahora, no desentonaría. Por esa libertad que tiene, por esos planos… Yo creo que el cine llega estéticamente a una serie de formas que ya se pasa… Los planos son cada vez más cortos, cada vez está todo más recargado… Y, de vez en cuando, hay que volver a esa mirada como más tranquila, más pura, que es un trabajo de síntesis y de limpiar, de hacer una puesta en escena que sea muy clara, que la cámara esté al servicio de los actores… Yo, por ejemplo, desde hace muchos años, ruedo todo con steadycam, intentando que no se note mucho. Pero a mí me sirve para adaptarme a los actores y que los actores no se tengan que adaptar a la cámara. Es decir, normalmente se trabaja demasiado diciéndole a los actores: “Ponte aquí porque favorece. Mira hacia aquí. Haz esto más girado hacia aquí…”. Y yo, en cambio, intento que los actores se olviden de la cámara y que se metan mucho en la historia.

CINE ARTE MAGAZINE: Se lo he comentado previamente a los actores. Es casi como si los hubiera arrojado a la ciudad y los hubiese estado grabando casi como en un documental…

FERNANDO COLOMO: Sí, claro. Es que yo, por ejemplo, intento no hacer marcas en el suelo. Es decir, dar la máxima libertad dentro de lo posible a los actores. No solamente con el texto sino también con los movimientos. Yo, muchas veces, antes de meter cámaras ni nada, ensayo con los actores en el lugar. Y replanteamos la secuencia. Según lo que pase ahí, yo planifico. Cuando ellos se van a maquillaje y a vestirse, yo hablo con el operador y vemos qué planos y movimientos podemos hacer. Pero no voy con una idea preconcebida que obligue al actor al salir del maquillaje a ponerse rígidos en un punto determinado o hacer una serie determinada de cosas: “Da tres pasos. Aquí dices una frase. Habla más alto. Proyecta…”. Yo creo que hay que quemar energías en otro sentido. Dejar al actor que esté más con su mundo y que no esté tan preocupado por la cámara, sobre todo con los movimientos y las indicaciones que les dan todos los técnicos. Yo eso lo he vivido también como actor y sé lo que pasa, sé que, desde el mundo del actor, todo eso es un poco hostilidad.

CINE ARTE MAGAZINE: Me han contado que usted ha tomado clases de interpretación.

FERNANDO COLOMO: Sí, he tomado muchas clases de interpretación. He asistido a muchos cursos. Hice dos cursos con John Strasberg, hace muchos años. En el año 78, fue mi primer curso con Carlos Gandolfo, que ya murió y que es el padre artístico de Corazza, por ejemplo, y que trabajaba mucho la relajación antes del rodaje, nos insistía mucho en eso. He tomado cursos porque siempre me ha gustado, he tenido como esa debilidad, pienso que, de alguna forma, el actor es el último: es el director quien toma la decisión pero quien lo hace es el actor.

CINE ARTE MAGAZINE: Dijo usted en la rueda de prensa que Antes de la quema es una película de género fluido. Y es cierto porque tiene aire de comedia pero, al mismo tiempo, es un retrato de la situación social de Cadiz con sus problemas. Es decir, sí que podemos decir que es una comedia pero el espectador se va a encontrar con matices que no va a encontrar en las comedias habituales.

FERNANDO COLOMO: Sí, eso siempre me ha gustado. Porque creo que los géneros son una cosa en cierto modo histórica, que es muy interesante, porque hay obras maestras en las películas de género, que nace que Hollywood, que luego se copia un poco en Francia y Alemania, por una especie de mimetismo me imagino, y que es una especie de establecer las normas del juego antes de empezar el partido. A mí me gusta como jugar más libre, que no esté todo tan normalizado. Porque, como te decía antes, los géneros responden a una estructura de producción de Hollywood, de los años 30, 40, 50, y 60 (ahí ya se empiezan a diluir), en los que unos estudios, por ejemplo, la Metro-Goldwyn-Mayer, trabajaba más el musical, y Warner Bros. era más el cine negro… Como para que se distinguiera todo. Porque, claro, si se empezaba a mezclar todo el público se confundía y el público necesitaba saber qué tipo de película iba a ver. Pero, claro, te encuentras con que, por ejemplo, la comedia es un género tan amplio que puedes perder porque, por ejemplo, el origen del cine es comedia, ahí están Chaplin, el Gordo y el Flaco, Buster Keaton, todo era acción y gags visuales. Pero luego aparece una comedia más hablada, que puede tener influencias más francesas y que tiene un tono más realista. Y luego aparece una comedia que es más forzada, como más exagerada porque parece que la palabra “comedia” justifica hacer cosas que no son verdad. Y yo siempre he intentado ir con la verdad por delante. Las notas que yo les doy a los actores consisten en que la interpretación sea de verdad. La comedia nace después de la situación, de la ironía. El personaje que sufre, resulta al final cómico porque también es una fuga que tenemos, es una forma de reaccionar ante la vida. Y creo que, ahora mismo, no existe la necesidad de mantenerse en un género. Eso es mimetismo. Y como no tengo esa presión en este momento, no tengo un productor que me diga: “No, no, no, este guion es cine negro y no se te ocurra ni meter un chiste”, pues de repente estás rodando en Cádiz, y como el gaditano tiene el carácter que tiene, le preguntas por una dirección y, para contártela, te cuenta tres chistes entre medias, y te das cuenta que no puedes ir contra ese ambiente. Estoy rodando una película aquí una historia que mezcla el narcotráfico con el mundo del carnaval, pues el humor que salga será un humor verdadero, un humor natural.

CINE ARTE MAGAZINE: ¿Ha pretendido retratar el mundo del Carnaval como una especie de válvula de escape a la situación que se vive en Cadiz?

FERNANDO COLOMO: Sí. Eso es una cosa que he aprendido del carácter gaditano: que es gente muy sabia, que yo creo que es una sabiduría que les viene desde hace mucho tiempo y que es una forma muy especial de afrontar la vida y de afrontar los problemas. Saben buscarle siempre ese lado del humor, que es una forma de distanciarte, de que el problema no te atrape aunque sea una situación límite. Eso es algo realmente admirable y yo lo he intentado reflejar en la película.



José Manuel Cruz, director de Cine Arte Magazine, con Fernando Colomo


Pues hasta aquí hemos llegado. Las explicaciones que nos ha dado todo el equipo de Antes de la quema han sido prolijas y reveladoras. A partir del 7 de junio de 2019, fecha del estreno de la película, la palabra será de los espectadores. Esperamos que este reportaje haya servido para despertarles interés por el film.

Comentarios