MAPA y SEARCHING FOR SUGAR MAN

En la entrada de hoy, hablamos de dos documentales que, en cierto modo, están relacionados: en Mapa, un director de cine inicia una búsqueda de sí mismo y en Searching for Sugar Man (título que ya es una de las grandes sorpresas del año), otro director inicia la búsqueda de un presunto fantasma. Además, comentamos el palmarés de los Oscar 2012.


MAPA (o la película como metáfora)

TÍTULO: Mapa. TÍTULO ORIGINAL: Mapa. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN Y GUIÓN: León Siminiani. INTÉRPRETES PRINCIPALES: León Siminiani. PÁGINA WEB OFICIAL: 
http://www.avalon.me/distribucion/catalogo/mapa.

El rodaje de una película se ha solido utilizar como excusa argumental para hablar de temas escurridizos. Recordemos La noche americana (1973) de François Truffaut, Good morning Babilonia (1987) de Paolo y Vittorio Taviani, Cazador blanco, corazón negro (1990) de Clint Eastwood, Le confessional (1995) de Robert Lepage, RKO 281 (1999) de Benjamin Ross o la reciente Hitchcock (2012: http://cineartemagazine.blogspot.com.es/2013/02/hitchcock.html) de Sacha Gervasi. Aún mas significativos son aquellos films que hablan de rodajes fallidos porque entre bromas y veras, acaban siendo metáforas de cierta conciencia de frustración, fracaso o bloqueo vital: 8 y 1/2 (1963) de Federico Fellini, Gente de Sunset Boulevard (1992) de Barry Primus, La niña de tus ojos (1998) de Fernando Trueba, Lost in La Mancha (2002) de Keith Fulton y Louis Pepe, King Kong (2005) de Peter Jackson, INLAND EMPIRE (2006) de David Lynch, Nine (2009) de Rob Marshall o la película que vamos a comentar, Mapa (2012) de León Siminiani, son buena muestra de ello.






Seguramente, sabrán que se llama "cine independiente" o "cine indie" a aquellas películas no realizadas por las grandes productoras y que suelen tener temáticas y argumentos alejados de cualquier convencionalismo y/o planteamientos estéticos inauditos o experimentales. Dentro de este grupo, hasta Mapa puede considerarse una rareza, lo cual puede dar una idea de que se trata de un film para un público absolutamente minoritario. Rodada enteramente por León Siminiani sólo con su cámara digital, su punto de partida es el giro que da su vida cuando rompe con su novia y es despedido como director de una serie de Antena 3 (en la película no se dice cuál es pero se trata de El síndrome de Ulises: http://www.imdb.com/title/tt1138422/). Entonces, oye una canción de Matthew Sweet (http://es.wikipedia.org/wiki/Matthew_Sweet), "Walk out", y la misma le sirve de inspiración para decidir sobre qué debe hacer:




El cartel de Mapa es, precisamente, la letra de esta canción y algunos de sus versos nos dan pistas sobre qué fue lo que inspiró al director, ya que hablan de crisis de identidad ("When you look into a mirror/The reflection that you see/Is a shell of what you were/It's not who you want to be") y de ansia de cambio ("You're gonna change/And when you leave it all behind/(...)/What will the future bring?/When you walk out). Para satisfacer esa ansia, Siminiani, por consejo de una amiga, decide viajar a la India y rodar un documental sobre dicho viaje. Pero ese documental no llegará a ser rodado (al menos, hasta el momento en que la película concluye). Y es que, en realidad, dentro de una envoltura casi naïf, Mapa nos habla de los subterfugios que utilizamos para ocultar nuestros miedos y de las coartadas que construimos para evitar salir de nuestra zona de confort. Con el uso permanente de la ironía, de un peculiar sentido del humor, de una aguda imaginación visual y de un estilo ágil y desenfadado (que recuerda en ciertos momentos al de Woody Allen), los cuales suplen suficientemente la falta de medios, la principal pega es que a la voz en off de Siminiani le faltan recursos para modular adecuadamente la historia.

De todas formas, Mapa es una interesante película que, sólo con hora y media de metraje, logra crear el estímulo suficiente para reflexionar sobre nuestras propias vidas y sobre los proyectos a largo plazo que deberían guiarnos y motivarnos.


Nota (de 1 a 10): 6.

Lo que más me gustó: Es chispeante, irónica e imaginativa.

Lo que menos me gustó: León Siminiani no ha nacido para poner la voz en off en una película.


SEARCHING FOR SUGAR MAN (o los viejos rockeros nunca mueren)

TÍTULO: Searching for Sugar Man. TÍTULO ORIGINAL: Searching for Sugar Man. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: Suecia-Reino Unido. DIRECCIÓN: Malik Bendjelloul. GUIÓN: Malik Bendjelloul, basándose en dos artículos de Stephen "Sugar" Segerman y Craig Bartholomew Strydom, respectivamente.

Sixto Rodríguez, más conocido en el mundo musical como, simplemente, Rodríguez, es un músico estadounidense con raíces mexicanas, nacido en Detroit en 1942. A principios de los 70, publicó dos LPs, Cold Fact (1970) y Coming from Reality (1971), que pasaron desapercibidos a pesar de sus evidentes cualidades. Ello llevó a que Rodríguez fuera despedido de la discográfica y se perdiera completamente su rastro, hasta que corrió la noticia de que había muerto al suicidarse en plena actuación. No se sabe muy bien cómo, una de las copias de sus discos llegó a Sudáfrica y, poco a poco, gracias al boca a boca, se acabó convirtiendo en un símbolo y sus canciones pasaron a ser himnos de resistencia y crítica contra el apartheid. Searching for Sugar Man (que ha ganado el Oscar a Mejor Película Documental de 2012) narra esta extraña historia y de cómo sus fans sudafricanos investigaron sobre la misteriosa vida de este músico casi desconocido en su propio país pero que, a miles de kilómetros de distancia, disfrutaba de un status superior a Elvis Presley o a los Rolling Stones.





Poco más podemos comentar de la trama del documental, si no queremos destripar las dos sorpresas que nos guarda. Lo que sí podemos decir es que lo que aquí se nos narra es, probablemente el suceso más increíble de toda la historia del rock y, afortunadamente, la calidad de la película logra estar a la altura del material narrativo. Magníficamente rodada (sólo basta ver, desde el primer momento, su fotografía para comprobar que evita cualquier atisbo de dejadez visual) y hábilmente contada (sabiendo guardar muy bien sus cartas que las mismas no son jugadas), creo que, en los tiempos que corren, resulta gratificante ver una película que, aunque esconde ciertos rasgos de amargura, acaba insuflando una dosis de optimismo que es muy necesaria.

A pesar de que Rodríguez no habla de temas precisamente luminosos (ya que los protagonistas de sus canciones suelen ser personas marginadas), la principal moraleja de Searching for Sugar Man es que cuando uno cree en lo que hace, y lo hace de la mejor manera posible, la recompensa siempre acaba llegando. Considero que esa idea no está nada mal en las circunstancias actuales.






 


Nota (de 1 a 10): 9.

Lo que más me gustó: Que nos permita conocer el suceso más increíble de la historia del rock.


Lo que menos me gustó: No se llega a descubrir qué sucedió con los derechos de autor que Rodríguez tuvo que haber cobrado por los discos que vendió en Sudáfrica.

* * *

PALMARÉS OSCAR 2012

A continuación, indicamos quiénes han sido los vencedores de los Oscar correspondientes al año 2012 en sus principales categorías.

MEJOR PELÍCULA: Argo de Ben Affleck.

MEJOR DIRECTOR: Ang Lee por La vida de Pi.

MEJOR ACTRIZ: Jennifer Lawrence por El lado bueno de las cosas.

MEJOR ACTOR: Daniel Day-Lewis por Lincoln.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Anne Hathaway por Los miserables.

MEJOR ACTOR DE REPARTO: Christoph Waltz por Django desencadenado.

MEJOR GUIÓN ORIGINAL: Quentin Tarantino por Django desencadenado.

MEJOR GUIÓN ADAPTADO: Chris Terrio por Argo.

MEJOR BANDA SONORA: Mychael Danna por La vida de Pi.

MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Claudio Miranda por La vida de Pi.

MEJOR MONTAJE: William Goldenberg por Argo.

MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Rick Carter y Jim Ericksson por Lincoln.

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO: Jacqueline Durran por Anna Karenina.

MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL: Searching for Sugar Man de Malik Bendjelloul.

MEJOR PELÍCULA EN LENGUA NO INGLESA: Amor de Michael Haneke. 

(Respecto a mis pronósticos, debo decir que he tenido siete aciertos: los correspondientes a las categorías de Mejor Actor, Mejor Actriz de Reparto, Mejor Guión Original, Mejor Guión Adaptado, Mejor Dirección de Fotografía, Mejores Efectos Especiales y Mejor Película en Lengua no Inglesa. Mejor eso que nada.)

Me gustaría hacer dos comentarios sobre las dos categorías más importantes: las de Mejor Dirección y Mejor Película.

Sorprende bastante el triunfo de Ang Lee al obtener el Oscar a la Mejor Dirección. Viendo las películas participantes, no se puede decir que haya habido justicia en la concesión de este premio. La vida de Pi, como ya dijimos en su momento (http://cineartemagazine.blogspot.com.es/2012/12/la-vida-de-pi-o-calo-el-chapeo-miro-de.html), es una película técnicamente brillante pero que peca, en mi opinión, de ser más continente que contenido. Es decir, falla ahí donde el director cumple un importante papel: que la película no sea un mero espectáculo visual que apenas ofrezca ideas al espectador. Con independencia de ello, si vemos el palmarés histórico, observamos que Ang Lee ya tiene dos Oscar como Mejor Director (ya lo obtuvo en 2006 con Brokeback Mountain), con lo cual iguala a figuras como Steven Spielberg, Oliver Stone o Clint Eastwood y supera a directores como Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Woody Allen, Steven Soderbergh, James Cameron o los hermanos Coen (que tienen uno) o a Quentin Tarantino, Ridley Scott o al mismísimo Alfred Hitchcock (quienes no tienen ninguno). Es tan manifiesta la descompensación, que sobra cualquier comentario.

Resulta ya sumamente incomprensible el ninguneo de la Academia hacia Spielberg. Es desconcertante que, hasta este año, ningún actor que haya intervenido en una película dirigida por el director de Lincoln haya obtenido un premio. Es algo que no forma parte del sentido común y que lo único que revela es un desprecio carente de fundamento. En contra de lo que se piensa, Spielberg no es únicamente un director puramente comercial (que también lo es), sino que todas sus películas encierran un universo de ideas rico y coherente. Un mínimo análisis de toda su filmografía revela unas constantes temáticas que permiten concederle, sin ningún asomo de duda, la categoría de auténtico "autor". Después de que directores como Hitchcock o Scorsese (a quien sólo se le dio el Oscar por Infiltrados, que no es su mejor film) hayan sido sistemáticamente ignorados, esto no se va a arreglar con un Oscar honorífico al final de su carrera (si yo fuera Spielberg y me lo concedieran, ni se me ocurriría acudir a recogerlo).

Respecto al premio a Argo, no cabe ninguna duda que se trata de una excelente película (en el blog, la valoramos muy positivamente: http://cineartemagazine.blogspot.com.es/2013/01/argo-o-todo-es-mentira.html). Ahora bien,  cuando se vota para conceder un premio de esta importancia, hay que pensar en algo a lo que no se le suele dar la suficiente importancia. La gran cuestión es intentar valorar la capacidad de una película para trascender al momento en que se realiza. Hay determinados títulos como Lincoln, La noche más oscura, Django desencadenado, Amor o Bestias del sur salvaje, estoy seguro que van a ganar con el paso del tiempo porque conforme las revisemos, vamos a encontrar detalles y matizaciones de las que no nos percatamos en una primera visión. Siendo Argo una gran película, la pregunta que me hago es: una vez que ya se sabe lo que sucede en la ya famosa secuencia del aeropuerto, ¿la segunda vez que la veamos nos va a suscitar tanta emoción? Digo más, ¿es una película que va a ser capaz de que la vemos 9 o 10 veces a lo largo de nuestra vida sin que nos cansemos o nos llegue a aburrir? Sinceramente, pienso que, a la cuarta o a la quinta visión de Argo, lo que sucederá es que repararemos en defectos de los que no fuimos conscientes la primera vez que la vimos. Pero esto ya es una opinión personal... Lo mejor que podemos hacer ahora es felicitar a todos los ganadores.



Comentarios