15º FESTIVAL DE MÁLAGA - CINE ESPAÑOL (ESCENA 8 // INTERIOR - NOCHE)


WILAYA (o campamentos en el desierto)

TÍTULO: Wilaya. AÑO: 2012. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Pedro Pérez Rosado. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Nadhira Mohamed, Memona Mohamed, Aziza Brahim, Ainina Sidagmet, Mohamed Moulud, Jatra Malainin Mami, Lasria Gasem Mohamed, Buyema Fateh Lahsen. MÚSICA ORIGINAL: Aziza Brahim. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Óscar Durán. MONTAJE: Iván Aledo.

La situación de los campos de refugiados saharauis es, en gran medida, desconocida e ignorada en España. Habiendo sido el Sahara Occidental una antigua colonia española hasta el año 1975, es bastante paradójico que la preocupación por este territorio haya ido remitiendo en nuestro país hasta que sólo sea noticia la llegada de niños procedentes de dichos campamentos para pasar aquí sus vacaciones… El realizador valenciano Pedro Pérez Rosado, que ya en el año 1996 dirigió el documental Sahara: un pueblo y en  2004, Cuentas de la guerra saharaui,  ha intentado con Wilaya realizar un nuevo acercamiento a esta realidad.






La historia del film se centra en dos hermanas saharauis. Una de ellas, Fatimetu, ha pasado la mayor parte de su vida en España junto a una familia de acogida. La otra, Hayat, salvo un viaje a nuestro país para ser operada por sus problemas de movilidad, sólo conoce la realidad de los campos de refugiados. Cuando muere la madre de ambas, Fatimetu viaja hasta Wilaya para reencontrarse con su hermana. A partir de ahí, el choque de mentalidades y el proceso de enriquecimiento mutuo entre las dos hermanas, por un lado, y la influencia y conocimiento del entorno, por otro, constituirán el nervio del film.

Reconociendo el trabajo y la voluntad empeñados por todo el equipo en el proyecto, el exquisito gusto visual con que el film está realizado y el loable propósito que lo acompaña, su gran problema es que lo que se ajustaría mejor al formato de documental queda forzado y con menor capacidad expresiva trasladado al terreno de la ficción. Porque, aunque parezca contradictorio, lograr la espontaneidad en el relato fílmico no es nada fácil y requiere de mucha preparación (valga la paradoja). Equivocar el formato y los recursos expresivos empleados supone, irremisiblemente, menoscabar el grado de verismo de una historia y perder capacidad de conexión con los espectadores. Esto sucede con Wilaya que, a pesar de todo, se deja ver con agrado y tiene una gran agilidad narrativa que permite que sea seguida con interés.


Nota (de 1 a 10): 5.

Lo que más me gustó: da a conocer una realidad ignorada.

Lo que menos me gustó: no se maneja bien el terreno entre la ficción y el documental en que se mueve la película.



Comentarios