15º FESTIVAL DE MÁLAGA - CINE ESPAÑOL (ESCENA 7 // INTERIOR - DÍA)



CARMINA O REVIENTA (o el particular Amarcord de Paco León)

TÍTULO: Carmina o revienta. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Paco León. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Carmina Barrios, María León, Paco Casaus. MÚSICA ORIGINAL: Pony Bravo. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Juan González Guerrero. MONTAJE: Ana Álvarez Ossorio.

Paco León se hizo conocido, en primer lugar, por la legendaria imitación que hacía de la presentadora y modelo Raquel Revuelta en el programa ya desaparecido de Antena 3 Televisión Homo Zapping (http://www.youtube.com/watch?v=ZJyjK_j8UGs).  Con posterioridad, consiguió la fama con el personaje de Luisma en la serie Aida en Tele5 (http://www.youtube.com/watch?v=CP6TsXvcrkw) y ha participado en largometrajes como Dieta mediterránea (2009) de Joaquín Oristrell o No lo llames amor… llámalo X (2011) de Oriol Capel. Resulta evidente que su vinculación a la comedia y al género del humor, hacían esperar que Carmina o revienta (su opera prima como director) tuviera ese mismo tono. Sin embargo, no es exactamente así: protagonizada por su madre e inspirada (en parte) en historias personales de ella, detrás de la carcajada se vislumbrará una cierta mueca de amargura y, en la superación de esta aparente contradicción, veremos que este film tiene mucho más de catarsis personal que de comedia ligera al uso.






En la rueda de prensa posterior al pase del film, Paco León hizo tres o cuatro declaraciones que vienen muy a cuento de lo que esta película representa. Medio en broma, medio en serio, vino a decir, por un lado, que su realización le ayudó a ahorrarse mucho dinero en psicólogos, que había significado una afirmación de su personalidad y de su independencia, que había querido aplicar una “mirada sueca”, es decir, marcando distancias respecto a la realidad que retrata y, finalmente, que, hasta cierto punto, podía tener puntos de contacto con Función de noche (1981) de Josefina Molina, película en la que el matrimonio de actores formado por Lola Herrera y Daniel Dicenta se interpretaban a ellos mismos.

Todo ello tiene pleno sentido con esta película. Con un reparto formado casi en su totalidad por actores no profesionales (y encabezados por, como hemos dicho, la madre del director, una espectacular Carmina Barrios que hace un impresionante trabajo), Paco León retrata el mundo que ha conocido y en el que ha crecido. A pesar de las risas que pueden surgir de las casi surrealistas situaciones que se suceden y de la imaginación del personaje principal para superar las dificultades, un cierto poso de tristeza asoma con sutileza. Y, en gran medida, iremos viendo que lo que intenta el director es reconciliarse con ese mundo, asumir su propio pasado tal como es y descubrir la dignidad que poseen los personajes que vamos descubriendo conforme avance la trama.

Sin duda alguna, si Rafael Azcona o Harvey Pekar hubieran nacido en Triana, en el barrio de la Macarena o en el barrio de Las Letanías de Sevilla hubieran escrito un guión parecido a este. Pero, cuando oímos al marido de la protagonista decir que “la vida es tan bonita que parece de verdad”, detectamos un tono poético muy original que nos hace dejar de reír un momento y nos lleva a pensar que las imágenes que vemos van más allá de un simple encadenamiento de escenas cómicas. Es, en realidad, la afirmación de una voz personal que nos puede deparar grandes sorpresas en el futuro.





Nota (de 1 a 10): 7.

Lo que más me gustó: Carmina Barrios. La escena del marido sentado en el banco y con la cabra al lado.

Lo que menos me gustó: ¿Será plenamente comprendida por el público?


Comentarios