EVA (o ¿sueñan los androides con una playa de Tenerife?)


TÍTULO: Eva. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: España. DIRECCIÓN: Kike Maíllo. GUIÓN: Sergi Belbel, Cristina Clemente, Martí Roca, Aintza Serra. MÚSICA ORIGINAL: Evgueni Galperine y Sacha Galperine. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Daniel Brühl, Alberto Ammann, Marta Etura, Lluís Homar, Claudia Vega, Anne Canovas. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.evalapelicula.com/.


El terror y la ciencia-ficción han sabido desarrollar una línea metafísica que se plantea las grandes cuestiones del ser humano: ¿por qué estamos en el Universo?¿por qué y para qué hemos sido creados?¿de dónde surge la inteligencia?¿qué es el alma?¿cuál es la frontera entre la humanidad y la no-humanidad?¿cuál es la finalidad de nuestra existencia?¿qué es la realidad? Casi me atrevería a decir que la mayoría de las películas que han tenido éxito artístico a la hora de afrontar estas preguntas pertenecen a los géneros citados, ya que el desarrollo de las tramas permite ocultar con habilidad la profundidad y complejidad de los temas abordados. Aunque para muchos espectadores puede ser difícil no perder el hilo de films como El séptimo sello (1957), Como en un espejo (1961) o Persona (1966) de Ingmar Bergman, o la más reciente El árbol de la vida (ya comentada con anterioridad en este blog: http://elespectadorimpertinente.blogspot.com/2011/09/el-arbol-de-la-vida-o-alguien-sabe-lo.html), no existe especial problema en seguir películas como El doctor Frankenstein (1931) de James Whale, Las diabólicas (1955) de H. G. Clouzot, Suspense (1961) de Jack Clayton, Blade Runner (1982) de Ridley Scott, Proyecto Brainstorm (1983) de Douglas Trumbull, Abre los ojos (1997) y Los otros (2001) de Alejandro Amenábar, El sexto sentido  (1999) de M. Night Shyamalan, Matrix (1999) de los hermanos Wachowski, eXistenZ (1999) de David Cronenberg o A. I. Inteligencia artificial (2001) de Steven Spielberg. En España, el debutante Kike Maíllo se ha atrevido a hacer algo similar con la realización de su film Eva.







Eva es una película de ciencia-ficción pero con una estética muy peculiar. Aquí, el futuro no está caracterizado como un mundo de entornos asépticos donde la mecanización y la electrónica lo copan todo. Si no fuera por los robots que diseñan los científicos que protagonizan la película (y por un pequeño y absolutamente revelador detalle en la fiesta de graduación), casi podríamos pensar que estamos viendo una película costumbrista que se desarrolla en un pequeño pueblo escandinavo. Sin embargo, lo que dicho pueblo alberga es un centro de investigación avanzado del que salen robots que no sólo actúan sino que también piensan y sienten.


Daniel Brühl interpreta el papel protagonista: el de un científico escéptico sobre su propio trabajo, que regresa al lugar donde se labró su prestigio y que se reencuentra con su hermano (Alberto Amman), su cuñada (Marta Etura), su sobrina (Claudia Vega), con muchas circunstancias que creía haber dejado atrás y con otras nuevas que le hacen confiar en nuevos horizontes en su vida. Pero si la vida personal del protagonista constituye uno de los niveles de la historia, el otro, que marcha de modo sutilmente paralelo, es el de sus relaciones con los robots que ha de crear y con los robots que le rodean. En el fondo, lo que la película pretende mostrar es la debilidad de las condiciones que garantizan nuestro libre albedrío. Su historia viene a decirnos que nuestras decisiones están determinadas, en muchas ocasiones, por elementos externos que no podemos controlar: la formación, las circunstancias, la mentalidad dominante, ¿quizás la genética? La moraleja final de la cinta será más bien pesimista, aunque se vislumbra algún atisbo de esperanza.


Creo que hay que resaltar el trabajo de Daniel Brühl, Marta Etura y la niña Claudia Vega, que resultan absolutamente convincentes en sus personajes. La excelente factura técnica del film, sobre todo en los aspectos de fotografía, música y efectos especiales, ayuda a dar una sólida coherencia a todo el conjunto, de forma que la cinta logra transmitir a la perfección un clima en parte hipnótico, en parte onírico, que es el propósito deliberado de toda su construcción. Sólo cabe apuntar que el guión no aprovecha todo el potencial que la historia ofrece, posiblemente porque una película de mayor duración hubiera disparado el presupuesto más allá del presupuesto disponible.


En resumen, Eva es una agradable sorpresa que muestra el camino que debería adoptar el cine español para aunar la calidad artística con el éxito comercial.


Nota (de 1 a 10): 7,5.
 
Lo que más me gustó: sus sutilezas.

Lo que menos me gustó: la película podría dar más de sí.

* * *
TRÁILERS DE PRÓXIMOS ESTRENOS

FUGA DE CEREBROS 2

Se estrena la segunda entrega de Fuga de cerebros. El título, al menos, parece apropiado...





WAR HORSE - CABALLO DE GUERRA


También está cercana la nueva película de Spielberg. Después de su personal visión de Tintín, el genio de Cincinnati se va a hacer poco de esperar...






NOCHE DE FIN DE AÑO


Garry Marshall, director de Pretty Woman y Novia a la fuga, estrena este año película navideña. Un espectacular reparto garantiza un gran éxito de taquilla...



Comentarios