COWBOYS & ALIENS (o bailando no con lobos sino con extraterrestres)



TÍTULO: Cowboys & Aliens. TÍTULO ORIGINAL: Cowboys & Aliens. AÑO: 2011. NACIONALIDAD: USA. DIRECCIÓN: Jon Favreau. GUIÓN: Roberto Orci, Alex Kurtzman, Damon Lindelof, Mark Fergus, Hawk Ostby y Steve Oedekerk, adaptando la novela gráfica homónima de Scott Mitchell Rosenberg. MÚSICA ORIGINAL: Harry Gregson-Williams. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Daniel Craig, Harrison Ford, Olivia Wilde, Abigail Spencer, Sam Rockwell, Paul Dano, Chris Browning, Adam Beach, Ana de la Reguera, Keith Carradine, Noah Ringer. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.cowboysandaliensintl.com/intl/es/.
 
Hasta los años 60, el cine de Hollywood era un cine de películas de género. Lo normal era que cada cinta se pudiera encasillar dentro de unos patrones temáticos y estilísticos perfectamente definidos (comedia, musical, western, cine negro, melodrama, aventuras, peplum…). Ello ayudaba a que los profesionales adquirieran oficio en sus respectivas tareas y, paradójicamente, tendía a estimular la creatividad de los autores, en la medida en que, al estar fijado de antemano el tratamiento que había que dar a las tramas y los rasgos básicos que las mismas debían tener (lo cual suele ser lo más difícil, complicado y laborioso), podían centrarse en las historias a narrar, en su originalidad, en su perfeccionamiento y en la forma de desarrollarlas de forma novedosa.




                                    






A partir de los 60, los géneros tradicionales entraron en una fase de decadencia (hecho que se intentó eludir con la realización de grandes superproducciones como Rebelión a bordo -1962- de Lewis Milestone o Cleopatra -1963- de Joseph L. Mankiewicz o la introducción de nuevos formatos de gran amplitud de pantalla, como el cinerama, sistema bajo el que se rodó La conquista del Oeste -1962-, codirigida por John Ford, Henry Hathaway y George Marshall) y, ya en los 70, se produjo su entrada en una crisis manifiesta.   







El agotamiento temático, los aumentos de los costes de producción, los efectos de la difusión masiva de la televisión y, pienso que, sobre todo, los cambios de preferencia del público desembocaron en la quiebra de los mismos y en la búsqueda de nuevos modelos de referencia que sirvieran para cubrir el hueco creado. Las posibilidades que surgieron se centraron en la reformulación de algunos de los géneros tradicionales que podían ser reencauzados dentro de los nuevos gustos de los espectadores (en el caso del cine negro, esta vía fue especialmente sobresaliente con la realización por parte de Francis Ford Coppola de El Padrino -1972- y El Padrino. Parte II -1974-), la creación de nuevos géneros (comedia dramática, comedia romántica, cine de acción), el nacimiento de las franquicias cinematográficas (tipo La guerra de las galaxias) y/o la aparición de películas que mezclaban géneros diversos sin que el resultado final se pudiera adscribir a un género concreto. En este último caso, podemos situar la obra de Ridley Scott, quien en Alien (1979) combinaba el cine de ciencia ficción y el cine de terror y en Blade Runner (1982) hacía lo mismo con el cine de ciencia ficción y el cine negro. En la misma órbita, se situaba toda la saga de Indiana Jones de Steven Spielberg, en cuyos films aparecían ecos del cine de Howard Hawks, de Frank Capra, de Victor Fleming, de Fritz Lang, de John Huston o de los seriales folletinescos de los años 30 y 40…













Más recientemente, el cine de Quentin Tarantino sigue el mismo espíritu: Kill Bill. Vol. 1 (2003) y Kill Bill. Vol. 2 (2004) estaban influidas por el spaghetti-western, el giallo (cine de terror italiano), el cine de samuráis, el cine de artes marciales, el cómic manga, el blaixploitation (el cine interpretado por actores negros que estuvo de moda en Estados Unidos a principios de los 70)…

                    







De todas formas, donde se ha rizado el rizo hasta extremos difícilmente imaginables ha sido en Cowboys & Aliens.






Jon Favreau, quien, anteriormente, había dirigido Iron Man (2008) e Iron Man 2 (2010), combina en este film el western con el cine de extraterrestres con un desparpajo y una claridad de ideas merecedores  de nuestro aplauso. En vez de conformarse con realizar un producto de escasa calidad, el equipo que ha intervenido en la cinta se ha tomado en serio la trama (cuando lo habitual, en casos similares, ha sido echar mano de la ironía y el humor y tomarse un poco a broma el asunto) y ha creado una película digna que no deja de ser muy entretenida.

Posiblemente, el gran problema de esta película es que se nos hace difícil aceptar la mezcla que la película nos propone. Sin embargo, desde la primera escena, en que un cowboy (interpretado por Daniel Craig) aparece en medio del desierto, con una extraña y sofisticada pulsera adosada a su muñeca, pocas pegas desde el punto de vista técnico y narrativo se le pueden poner al film (aunque parece milagroso, el guión acaba cuadrando muy satisfactoriamente, siempre que no rechacemos de antemano la fantasía que impregna toda la trama).

El trío protagonista (Daniel Craig, Harrison Ford y Olivia Wilde) luce a muy buen nivel y los efectos especiales, sin ser espectaculares, sí son eficaces. Adicionalmente, algunas de las historias personales que se desarrollan (como la del sheriff y su nieto, o la que vincula a los personajes interpretados por Harrison Ford y Adam Beach) logran ser lo emocionalmente consistentes como para que no veamos la película como un mero film de acción y logren dar una calidez a la trama que hace que tendamos a empatizar con ella conforme la misma avanza.

En suma, me parece que Cowboys & Aliens es un espectáculo que, aunque no tenga excesivas pretensiones, sí que  nos puede hacer pasar unas dos horas bastante agradables en una sala de cine y que nos muestra cómo la asociación insólita e inesperada de elementos aparentemente irreconciliables puede ser muy fructífera de cara a ofrecer propuestas novedosas e interesantes.


Nota (de 1 a 10): 7.

Lo que más me gustó: Si a Jon Favreau le ha salido bien esta película, ya se puede atrever casi con cualquier cosa.

Lo que menos me gustó: en las escenas de violencia, Daniel Craig está empezando a ser excesivamente repetitivo.


En el siguiente enlace, pueden ver tráiler del film.


 



* * *
MOSTRA DE VENECIA 2011

La película rusa Faust del director ruso Alexander Sokurov ganó el León de Oro a la mejor película en la 68ª edición de la Mostra de Venecia, celebrada entre el 31 de agosto y el 10 de septiembre de 2011.

El León de Plata a la mejor dirección lo consiguió el realizador chino Shangjun Cai por su trabajo en el film Ren shan ren hai (Gente de la montaña, gente de la ciudad).  

La Copa Volpi a la mejor interpretación femenina fue para la actriz hongkonesa Deannie Yip, por su interpretación en Tao Jie (A simple life) mientras que la Copa Volpi a la mejor interpretación masculina fue a parar a Michael Fassbender (conocido por sus trabajos en Malditos bastardos y X-Men: Primera generación), por su participación en Shame de Steve McQueen, película que partía como una de las favoritas pero que tuvo que conformarse sólo con este galardón.

* * *

TRÁILERS DE PRÓXIMOS ESTRENOS

La edición digital del diario EL MUNDO del día 16 de septiembre de 2011, denominaba a las películas de terror y de ciencia ficción españolas como "atípicas". Como ya indicamos cuando hablamos de Los ojos de Julia, existe una tradición hispana en este tipo de películas que no, por ser insuficientemente valorada y conocida, es menos real. Eva e Intruders vienen a corroborar este hecho.

EVA

Eva es la opera prima de Kike Maíllo. Protagonizada por Daniel Brühl, Marta Etura, Lluis Homar y Alberto Amman, se trata de una cinta de ciencia-ficción cuyo tema está emparentado con A. I. Inteligencia artificial (2001) de Steven Spielberg. El film ha sido presentado, fuera de concurso, en la reciente Mostra de Venecia y podrán verla en las pantallas a partir del 28 de octubre.





 INTRUDERS

Juan Carlos Fresnadillo realiza su tercer largometraje después de Intacto (2001) y 28 semanas después (2007). Nuevamente, realiza una cinta de terror (la cual ha sido seleccionada para inaugurar el Festival de Cine de San Sebastián, el cual se está celebrando en estas fechas), con un reparto internacional encabezado por Clive Owen, Pilar López de Ayala, Carice van Houten y Daniel Brühl. En este caso, sólo tendremos que esperar al 7 de octubre para poder verla en los cines.




CON DERECHO A ROCE

Justin Timberlake y Mila Kunis después de haber triunfado con La red social y Cisne negro, respectivamente, estrenan ahora esta comedia, la cual parece tener cierto parecido con la reciente Sin compromiso, que protagonizaron Natalie Portman y Ashton Kutcher. Si quieren tener algún aperitivo antes de la fecha de su estreno (23 de septiembre), no se pierdan la página web tan divertida que han hecho.




MISIÓN IMPOSIBLE 4: PROTOCOLO FANTASMA

El próximo 16 de diciembre se estrena la cuarta entrega de la saga Misión: Imposible. Si las tres películas anteriores fueron dirigidas por realizadores experimentados (Brian de Palma, John Woo y J. J. Abrams), en esta ocasión al frente del proyecto se encuentra Brad Bird, en cuya trayectoria figuran tan sólo films de dibujos animados (Los increíbles, Ratatouille). Veremos cuál ha sido el resultado final.







Comentarios