TORRENTE 4: LETHAL CRISIS y CÓDIGO FUENTE


TORRENTE 4: LETHAL CRISIS (o “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”)

Título: Torrente 4. Lethal Crisis. Año: 2011. Nacionalidad: España. DIRECCIÓN Y GUIÓN: Santiago Segura. MÚSICA ORIGINAL: Roque Baños. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Santiago Segura, Kiko Rivera, Javier Gutiérrez, Yon González, Tony Leblanc, Enrique Villén, David Muro, Cañita Brava, Belén Esteban, Xavier Deltell, Barragán, María Lapiedra, Kiko Matamoros, David Fernández, Francisco González. Página web oficial: http://www.torrente4.com/

El principal motivo para comentar esta película es el espectacular éxito de taquilla que la misma ha tenido en España. La última referencia que he encontrado (que data del 5 de abril), indica que llevaba más de 2,5 millones de espectadores y más de 18 millones de euros de recaudación. Pueden ver aquí los datos.

Sólo en su primer fin de semana, recaudó 8,2 millones de euros ) y se convirtió en la sexta película a nivel mundial por ingresos en el fin de semana de su estreno.

En resumen, éxito absoluto de espectadores, sin ningún tipo de matices.





Para dar mi opinión, voy a hacer trampas, lo confieso. Les voy a decir que “parece mentira que después de hacer tanto cine” Santiago Segura “no haya elevado algo la calidad artística de sus films. Sólo se limita, dada la rentabilidad comercial que le proporciona, a repetir la chabacanería, erotismo y chiste fácil que presiden sus cintas”. Dicho esto, puede parecer una opinión más o menos razonable. Unos la compartirán, otros no. El problema es que ya he dicho que iba a hacer trampas. Habrán observado los entrecomillados. Las palabras que están entre las comillas no son mías. Pertenecen a la crítica que apareció en el ABC de Sevilla del 26 de agosto de 1983 sobre la película Agitar antes de usar, y donde se indica Santiago Segura, en la crítica original se hacía referencia al director de la misma, Mariano Ozores.

Es decir, resulta que en 28 años muy pocas cosas han cambiado en el cine español. Aparte de unas pocas películas que aúnan rentabilidad comercial y calidad artística (realmente, pocas), siguen realizándose cintas que consiguen buenas recaudaciones sacrificando su nivel artístico de un modo lamentable.

Porque, en mi opinión, desde el punto de vista estrictamente cinematográfico, bien poco hay que destacar de esta película (sí, se ha rodado en 3D, pero sólo pensar que, con este sistema, en Estados Unidos son capaces de hacer Avatar y que aquí en España es esto lo que hemos hecho, me entran más ganas de llorar que otra cosa). Hay que alabar la excelente labor de marketing de Santiago Segura, que sabe cómo promocionar sus películas de un modo infalible; hay que reconocer que, en algunos momentos, hay ocurrencias divertidas que, en un guión bien estructurado, podrían dar lugar a una excelente comedia; tengo que admitir que Santiago Segura me cae muy bien. Pero, aparte de ello, el único aliciente es ver la sucesión de cameos de famosos que tienen lugar en la cinta (desde Fernando Esteso hasta Risto Mejide, pasando por Joselito, Buenafuente o jugadores de fútbol como Cesc Fábregas, Sergio Ramos, Gonzalo Higuaín o Alvaro Arbeloa y muchísimos más que sería excesivamente prolijo destacar aquí), manteniendo la curiosidad por saber quién será la próxima celebridad en aparecer (por cierto, que Ana Obregón debería tener más tino en elegir sus papeles: ya tiene a Bolero -1984- en la lista de las 100 peores películas de la historia, elaborada por la página web sobre cine IMDB, -para comprobarlo, vayan al puesto 97 en el siguiente enlace: http://www.imdb.com/chart/bottom- y, como no ande con cuidado, a este paso corre el riesgo de colocar una segunda).

En definitiva, en la publicidad del film se dice que esta película es “LA OBRA CUMBRE DEL CINE CHUSCO”. Si ellos lo dicen, yo no soy nadie para llevarles contraria.

Nota (de 1 a 10): 3.

Lo que más me gustó: la interpretación de David Fernández como capellán de la prisión (preparando esta entrada, descubrí que este fue el actor que hizo de Rodolfo Chikilicuatre; puede parecer mentira, pero es el actor del reparto que está mejor).

Lo que menos me gustó: recordar que pagué 7,50 euros para ver esta película.


CÓDIGO FUENTE (o la fe mueve montañas)

Título: Código fuente. Título original: Source Code. Año: 2011. DIRECCIÓN: Duncan Jones. GUIÓN: Ben Ripley. MÚSICA ORIGINAL: Chris Bacon. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Jake Gyllenhaal, Michelle Monaghan, Vera Farmiga, Jeffrey Wright. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.codigofuentelapelicula.com/

El tema de los viajes en el tiempo suele parecer que está relativamente poco tratado en el cine. Pero cuando uno se dedica a recordar títulos, la lista y la variedad de visiones no son cortas precisamente: desde un tratamiento cercano al planteamiento original de H. G. Wells en El tiempo en sus manos (1960) de George Pal o Los pasajeros del tiempo (1979) de Nicholas Meyer; pasando por una visión estrictamente científica en El final de la cuenta atrás (1980) de Don Taylor, El experimento Filadelfia (1984) de Stewart Rafill, Primer (2004) de Shane Carruth o El sonido del trueno (2005) de Peter Hyams; con películas de acción como Stargate: puerta a las estrellas (1994) de Roland Emmerich, Deja Vu (2006) de Tony Scott o Next (2007) de Lee Tamahori; con películas de marcado carácter romántico como En algún lugar del tiempo (1980) de Jeannot Szwarc; con tono de comedia en Atrapado en el tiempo (1993) de Harold Ramis; o películas con una mezcla de acción y comedia dirigidas al público juvenil, como la trilogía de Regreso al futuro de Robert Zemeckis. El director Duncan Jones, que ya tuvo un éxito en el género de la ciencia-ficción con Moon (2009), afronta el desafío de retomar el tema con Código fuente.






Aunque, en principio, Código fuente es una película menor, aporta una serie de originalidades al tema tratado (que no vamos a desvelar para no destripar la historia), que la convierten en un título muy estimable. Aunque especialmente destinada a un público que le guste y se sienta cómodo con los temas científicos, Código fuente tiene una serie de virtudes que cualquier espectador podrá apreciar: un guión magníficamente construido que sabe combinar magistralmente los diversos niveles de la historia (hay aspectos técnicos pero también mucha emoción, muchos sentimientos y un manifiesto espíritu crítico); un ritmo ágil que ayuda a mantenernos clavados en la butaca y a desarrollar la historia en noventa y tres minutos sin apenas dejar cabos sueltos (en realidad, hay uno, pero lo esconde muy bien: lo deja a la vista) y, sobre todo, cuatro estupendas interpretaciones del cuarteto protagonista. Si Jake Gyllenhaal y Michelle Monaghan están muy bien y Vera Farmiga esta magnífica (confirmando sus buenos trabajos de Infiltrados, El niño con el pijama de rayas y Up in the air), Jeffrey Wright está soberbio, continuando con la línea iniciada con su gran papel en Syriana (2005) de Stephen Gaghan.

En definitiva, Código fuente es una película muy recomendable que permitirá pasar un buen rato y que, a la vez, va a hacer reflexionar a muchos sobre la actitud a tomar ante los problemas y ante la vida, en general.

Finalmente, para aquellos interesados en el tema de los viajes en el tiempo, voy a recomendar una recopilación, realizada por Peter Haining y Miquel Barceló, con los mejores relatos sobre el mismo: se trata de Cronopaisajes y fue publicada en el año 2004 por Ediciones B. Contiene narraciones, entre otros, de Philip K. Dick, Arthur C. Clarke, Isaac Asimov, Brian W. Aldiss y Ray Bradbury, es decir, de lo mejor de la ciencia-ficción.

Nota (de 1 a 10): 8.

Lo que más me gustó: la historia está muy bien narrada.

Lo que menos me gustó: el guión tiene un cabo suelto evidente.


Comentarios