LOS PRÓXIMOS TRES DÍAS, THE TOURIST Y MÁS ALLÁ DE LA VIDA

Una vez comentadas las principales candidatas a los Óscar, en las próximas dos entradas vamos a comentar tres películas norteamericanas y dos españolas, respectivamente, para ponernos al día. Después de estas dos entradas, habrá una o dos entradas semanales para comentar los estrenos más importantes que se produzcan en las pantallas.

LOS PRÓXIMOS TRES DÍAS (o no sin mi esposa)

TÍTULO: Los próximos tres días. TÍTULO ORIGINAL: The next three days. AÑO: 2010. NACIONALIDAD: USA. DIRECCIÓN: Paul Haggis. GUIÓN: Paul Haggis, adaptando el guión de Fred Cavayé y Guillaume Lemans para la película Pour elle (2008). MÚSICA ORIGINAL: Danny Elfman. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Russell Crowe, Elizabeth Banks, Liam Neeson, Olivia Wilde, Brian Dennehy, RZA. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.tripictures.com/thenextthreedays/index.html.

Paul Haggis ha realizado la mayor parte de su tarea profesional como guionista, trabajando durante muchos años en televisión (apareciendo en los créditos de series como Vacaciones en el mar, Arnold, Treintaytantos, La ley de Los Ángeles o Walker, Texas Ranger) y teniendo un considerable éxito en los últimos años cuando ha empezado a desarrollar su labor en el cine (ha escrito los libretos para Million Dolar Baby -2004-, Banderas de nuestros padres -2006- y Cartas desde Iwo Jima -2006- de Clint Eastwood y para las dos últimas películas de la serie Bond: Casino Royale -2006- y Quantum of Solace -2008-). A la vez, su debut como director fue verdaderamente espectacular, ganando el Óscar a la mejor película con Crash (2004). Posteriormente, estrenó En el valle de Elah (2007) que no alcanzó (ni de lejos) el nivel de su primera película.






Sorprende que un guionista de tan larga trayectoria, en vez de afrontar un proyecto absolutamente original, haya hecho un remake de la cinta francesa Pour elle, dirigida en 2008 por Fred Cavayé (y no estrenada en España). Pero parece que al cine norteamericano, en los últimos tiempos, le cuesta encontrar historias nuevas que desarrollar (cuando esté al día con el blog y haya alguna semana con estrenos poco interesantes, dedicaré una entrada al asunto).

En este film, Russell Crowe interpreta a un profesor que ve cómo su vida da un giro radical cuando su esposa es detenida, acusada de haber asesinado a su jefa. Todas las pruebas apuntan hacia ella. Pero él no va a atender a la razón, sino a sus sentimientos. Y hará todo lo que esté en su mano para liberar a su esposa de la cárcel, aunque para ello tenga que utilizar procedimientos al margen de la ley.

En un momento dado de la película, Russell Crowe habla a sus alumnos de Don Quijote. Y, en realidad, ése es el personaje que mejor ejemplifica el comportamiento del profesor: todo lo fía a sus propias emociones, buscando reconstruir su felicidad junto a su particular Dulcinea.

Aunque todo en la película, salvo algún tic innecesario en la interpretación de Crowe y, quizás, una duración algo excesiva, es esencialmente correcto, posiblemente al film le falte punta, quedando en una especie de tierra de nadie en múltiples aspectos: quiere incidir en la fuerza de los sentimientos, pero se impone el aspecto racional en la segunda mitad de la historia; plantea un interrogante desde la primera secuencia que, al final, es resuelto con ambigüedad; toda la película va girando en torno a su protagonista pero van ganando peso personajes insuficientemente perfilados.

En definitiva, podemos decir que se trata de una película amena, bien contada, pero que deja la sensación de haber desaprovechado muchas de las posibilidades de la historia.

Nota (de 1 a 10): 6,5.

Lo que más me gustó: El tercio final logra mantener muy bien el suspense.

Lo que menos me gustó: No resuelve con claridad lo que todos los espectadores van a plantearse desde el principio del film.


THE TOURIST (o si hoy es martes, esto es Venecia, ¡y qué bonitas son las postales!)

TÍTULO: The Tourist. TÍTULO ORIGINAL: The Tourist. AÑO: 2010. NACIONALIDAD: USA. DIRECCIÓN: Florian Henckel von Donnersmarck. GUIÓN: Florian Henckel von Donnersmarck, Cristopher McQuarrie y Julian Fellowes, adaptando el guión de Jerôme Salle para la película El secreto de Anthony Zimmer (2005). MÚSICA ORIGINAL: James Newton Howard. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Angelina Jolie, Johnny Depp, Paul Bettany, Timothy Dalton, Rufus Sewell y Christian de Sica. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.sites.sonypicturesreleasing.es/sites/thetourist_site/

Al igual que Los próximos tres días, The Tourist es el remake de una película francesa (en este caso, El secreto de Anthony Zimmer -2005-). Y, también en este caso, el director cuenta con un debut espectacular: La vida de los otros (2006). Con esta cinta, el realizador alemán realizó una disección brutal del régimen comunista de Alemania del Este y un lúcido análisis sobre los mecanismos del poder para controlar y coaccionar a los ciudadanos. Es evidente que esperábamos con gran expectación su segundo título, pero tanta expectación nos ha llevado a una importante decepción.







Para su debut estadounidense, Florian Henckel ha optado por una historia que guarda un claro nexo de unión con su primera película: el poder del Estado para vigilar y controlar a los ciudadanos. Sin embargo, lo que en La vida de los otros era intensidad y profundidad, en The tourist todo es rutina y superficialidad. Podemos ver los típicos planos presuntamente glamourosos de ciudades de entrada glamourosas y la protagonista va desfilando por la pantalla de un modo que en cualquier momento esperamos que alguno de los actores mire directamente a la cámara y diga: “En esta escena, Angelina Jolie luce un modelo de Jean Paul Gaultier ideal para un cocktail nocturno…”. Durante el 75% de la película, Johnny Depp tiene una cara de obnubilado que sólo se justifica ante la apabullante presencia de la diosa Angelina (que luce como tal). En medio de este gris panorama, destaca para mi gusto la interpretación que hace Paul Bettany del inspector John Acheson, un personaje que, en su afán de hacer justicia, incurre en una actitud casi neurótica y obsesiva.

No obstante, el último tercio del film logra elevar el interés gracias a dos giros argumentales que hacen la película vaya de menos a más y logre terminar a buen nivel.

En resumen, aunque no se trata de una obra maestra, The tourist sí nos puede ayudar a pasar dos horas bastante entretenidas.

Nota (de 1 a 10): 5.

Lo que más me gustó: Los giros argumentales en el último tercio del film.

Lo que menos me gustó: Los primeros diez minutos son desastrosos (mejor dicho, catastróficos).


MÁS ALLÁ DE LA VIDA (o vuelvan a clase, por favor)

TÍTULO: Más allá de la vida. TÍTULO ORIGINAL: Hereafter. AÑO: 2010. NACIONALIDAD: USA. DIRECCIÓN: Clint Eastwood. GUIÓN: Peter Morgan. MÚSICA ORIGINAL: Clint Eastwood. INTÉRPRETES PRINCIPALES: Cécile de France, Matt Damon, Frankie McLaren, George McLaren, Bryce Dallas Howard, Thierry Neuvic. PÁGINA WEB OFICIAL: http://wwws.warnerbros.es/hereafter/index.html

Si digo que hay críticos de cine que no comprenden las películas que ven, puede parecer una petulancia, una provocación o una frivolidad por mi parte. Pero mi experiencia me indica que ello es así. Recuerdo cuando en el año 2004 alguien comentó en tono de queja sobre 2046 de Wong Kar-wai (para mí, la mejor película de la pasada década), que todo en ella estaba incompleto y abierto. Cuando vi la película, me pareció bastante claro que de lo que hablaba el director era de cosas que siempre estaban incompletas y abiertas, por lo que su construcción era plenamente coherente con su temática, por lo que me pareció absurdo el reproche. A no ser que quien viera el film no entendiera de la misa a la media…

Algo parecido ha vuelto a suceder con Más allá de la vida de Clint Eastwood.






Comentarios generalizados: “La película empieza muy bien con la secuencia del tsunami. Pero después la película aburre” (más o menos). Pregunta ingenua por mi parte: ¿alguien, entre los sesudos especialistas del mundo del cine que pueblan nuestros medios de comunicación, se han dado cuenta de que el tsunami es una metáfora? El tema de esta película es el de la trascendencia, el de la influencia en nuestras vidas de la convicción de que hay vida más allá de la muerte. La conciencia de esa realidad, aún más, el tener contacto con la misma es algo que altera hasta cualquier hecho mínimo de la vida cotidiana de quien lo vive. Es decir, es como un tsunami que acaba hasta con la más mínima comodidad sobre las que nuestras vidas se pueden asentar.

Con independencia de que se sea creyente o no (se puede no ser comunista y entender El acorazado Potemkin u Octubre de Eisenstein o Novecento de Bertolucci, se puede no ser liberal y entender El manantial de King Vidor, se puede no ser nazi y entender El triunfo de la voluntad de Leni von Riefensthal), considero que es muy grave que se pueda escribir y opinar sobre cine en medios de prestigio y que, tras ver el film, nadie sea capaz de explicar algo tan sencillo como lo que he expuesto en el anterior párrafo. Pero así ha sido.

A partir de ahí, la película podrá gustar o no. Pero lo que no se espera de un especialista es que opine sin haber podido comprender una película que, además, no es esencialmente compleja (no sé cómo se las aviarían muchos si tuvieran que dar una opinión de Persona de Ingmar Bergman, Solaris de Andrei Tarkovski o INLAND EMPIRE de David Lynch).

Entrando propiamente en la película, cabe decir que el cine de temática religiosa siempre se ha inclinado bien por la espectacularidad (Ben-Hur de William Wyler), bien por el intimismo (La palabra de Carl Theodor Dreyer). Por lo que he explicado con anterioridad, aunque el inicio del film nos puede hacer pensar que la tendencia escogida es la primera, conforme avanza vamos comprobando que es la segunda la que predomina con claridad. Siguiendo un esquema similar a las tres primeras películas de Iñárritu (que ya explicamos en una entrada anterior, cuando hablamos de Biutiful), tres historias inicialmente autónomas acaban estando conectadas. Al tratarse de una película que busca provocar la reflexión del espectador, su ritmo es pausado y tranquilo pero, a pesar de ello, no le falta agilidad, gracias, sobre todo, a la hábil forma de encadenar las tramas. Buen trabajo interpretativo de Cécile de France y Matt Damon y el de los gemelos Frankie y George McLaren. Todos ellos llevan a cabo su labor con gran naturalidad, lo cual es difícil en función de la temática del film.

En resumen, aunque se trata de una película para meditar, no por ello deja de ser un producto entretenido que agradará a muchos espectadores.

Nota (de 1 a 10): 8.

Lo que más me gustó: Como a todo el mundo, la secuencia del tsunami.

Lo que menos me gustó: El desenlace necesitaría mayor claridad.


Comentarios