BUSCANDO LA PERFECCIÓN DE JULIEN FARAUT. EL PODER TRITURADOR DE LA IMAGEN


En nuestras reseñas de los 6 documentales que A contracorriente Films está estrenando este verano sobre distintos temas cinéfilos, hoy toca revisar uno que no parece que vaya de cine pero que, en realidad, es de lo que trata.




TÍTULO: Buscando la perfección. TÍTULO ORIGINAL: L’empire de la perfection. AÑO: 2018. NACIONALIDAD: Francia. DIRECCIÓN Y MONTAJE: Julien Faraut. DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Gil de Kermadec. PERSONAS QUE INTERVIENEN: John McEnroe, Ivan Lendl, Mathieu Amalric. DURACIÓN: 95 minutos. PÁGINA WEB OFICIAL: http://www.acontracorrientefilms.com/pelicula/906/buscando-la-perfeccion/.

CALIFICACIÓN: 

Si Buscando la perfección es un documental sobre el tenista John McEnroe, ¿cómo es que está en un ciclo de documentales de temas cinéfilos? Evidentemente, ello requiere una explicación que, por otro lado, es bastante sencilla y que remite a la figura del cineasta Gil de Kermadec, que realizó en los años 60 diversos films de carácter técnico, destinados a la Federación Francesa de Tenis, en los que se explicaba la técnica que era necesario saber para jugar a dicho deporte. Posteriormente,  viendo que este método de enseñanza no era el idóneo, Kermadec optó por seguir cada año, durante la celebración del torneo de Roland Garros, en cada uno de los partidos que jugara, a uno de los jugadores más importantes que participasen en la competición. En el año 1985, el tenista seguido fue John McEnroe, quien en, ese momento, era el número uno del mundo. La recuperación de todo el material grabado, en bruto, sin montar, y su desmenuzamiento y análisis le sirven a Julien Faraut, director de Buscando la perfección, no solo para trazar una impresionante panorámica de la figura del genial e irascible tenista estadounidense, de su técnica, de su personalidad y de su significado en el contexto social de la época, sino también para exponer una magistral lección sobre el cine y sobre el poder de la imagen para reconstruir la realidad, influir en ella y transmitir al espectador una visión propia que no es la de la reproducción pura y simple de lo que sucede sino la recreación de esto último en algo muy diferente que puede no ser exactamente el original.





Porque sobre todo el documental sobrevuela una aguda reflexión sobre el carácter intrusivo del cine en la realidad y, por tanto, su capacidad para actuar en ella (ahí están para confirmarlo esas continuas imágenes de los teleobjetivos y los micrófonos, subrayando su simbolismo casi fálico y su poder de alterar la situación que está siendo captada y grabada), sobre cómo las decisiones sobre qué tipo de plano utilizar, sobre qué elementos enfocar, sobré qué parte de las imágenes van a formar parte del montaje final y cuáles no, sobre el ritmo que se va a imprimir a dichas imágenes pueden dar lugar a toda una constelación de significados e interpretaciones radicalmente opuestas entre sí. Pero, dando un paso más allá, no solo revisamos la figura de McEnroe y la naturaleza de la narración cinematográfica sino que se traza un paralelismo fascinante entre tenis y séptimo arte que nos ayudan a profundizar en la naturaleza de ambas disciplinas y a comprender con mayor precisión sus mecanismos respectivos.

En resumen, Buscando la perfección es un film deslumbrante que abrirá nuestra mente y que nos llevará por caminos insospechados y, si esto no fuera aún suficiente, todavía nos reserva un clímax final, centrado en la impresionante final de 1985, en la que el tenista norteamericano se enfrentó a Ivan Lendl y que representa la paradoja de que, a quien llegó a alcanza el mayor nivel de excelencia en una temporada (con un porcentaje de victorias del 96,5%, el más alto nunca alcanzado), le faltó un solo partido para poder realizar un curso verdaderamente histórico. Y es que, muchas veces, el complicado sendero que va de a excelencia a la perfección es el más largo que se puede caminar en una vida y no siempre su recorrido se salda con el éxito.


TRÁILER DE LA PELÍCULA:




IMÁGENES DE LA PELÍCULA:












Comentarios